Lo nuestro aún no ha terminado; yo lo sé y sé que tu también

0

No sé en qué momento comenzaron a complicarse las cosas entre nosotros, ni porqué ahora resulta tan difícil poder resolver algún desacuerdo; siempre he sido fiel a la idea de que toda relación tiene sus baches, que no puedes apreciar los buenos momentos si no pasas algunos malos y que también la fortaleza y confianza de una relación se refleja en su habilidad para resolver problemas juntos.

Es sólo que, no conocía toda esta parte de ti. No sé porqué mientras más peleamos siento que menos te conozco, nosotros eramos capaces de solucionar todo pidiendo disculpas, cediendo al otro, yo haciéndote esos pucheros que tanto amas, y tú llenando de besos mi cara borrando esas feas comisuras de enfado que se me hacen; ahora ya nada es así, cada vez se complica más todo, incluso cosas simples son un problema, no conocía lo cruel que puedes llegar a ser ni tampoco que defectos míos te hicieran tanto daño.

No sólo tú estas saliendo lastimado.

Me he dado cuenta que son contados los días en los que estamos bien, en donde alguno de los dos sonríe, donde podemos darnos la mano sin que sienta extraño, sin esa vibra que nos avise que algo anda mal y que tanto odio, días en los que nos decimos te amo. Ha pasado mucho desde la última vez.

Yo no me quiero dar por vencida, siendo sincera ha habido más de una ocasión donde siento que todo esto me sobrepasa y quiero tirar la toalla, donde me canso de ceder a tus caprichos, de soportar tus excusas o de lidiar con tu enojo. No ha sido fácil, pero me gusta ver esto como pequeños sacrificios para que el final del día termine con un beso, o al menos podamos dormir en paz. Es triste creer que sentir paz a tu lado es algo que ahora me cueste tanto trabajo.

caracter9

No me quiero rendir, no sé en que momento empezó el caos pero por favor no me compliques más el estar aquí, muero por que pongas de tu parte en esto porque la verdad me estoy quedando sin armadura y tú no pareces soltar los cañones. Si yo pudiera saber cuál fue el motivo que nos llevó hasta este punto, no dudaría ni un segundo en cambiarlo, haría cualquier cosa porque todo volviera a ser como antes, pero ya no puedo más. La verdad es que esta situación me tiene bastante cansada, y tengo miedo deteriorarme tanto que al día en que decidas volver, yo ya no sea la de antes.

Estamos juntos en esto, desde el principio fue así y alguna parte de mí se niega a creer que ya no lo es. Te amo. Aún estoy aquí. Porque por más difícil que sea nuestra situación, soy de la idea que las cosas siempre vuelven a su sitio, que tú volverás a ser tú y entonces volveremos a ser nosotros, los de siempre.

Esos que se aman locamente el uno al otro, esos que pueden pasar horas platicando sin aburrirse y donde las risas nunca acaban, esos que se burlan uno del otro hasta que alguno se pone serio y entonces todo termina en besos y caricias, ¿recuerdas eso? ¿nuestros besos? el tiempo que podíamos pasar sin decir una palabra y como nunca fue algo incómodo, creo que era porque nosotros en realidad disfrutábamos el momento, nos disfrutábamos, cada cosa, el silencio, las charlas, la confianza, la sinceridad; tú disfrutabas verme intentar jugar videojuegos o entender esos deportes tuyos, y yo disfrutaba verte bailar o al menos hacer el intento.

Así eramos, nos complementábamos y nos salía bastante bien, así nos recuerdo y por eso no quiero rendirme.

Te quiero de vuelta, dame esperanza, inténtalo porque yo no he dejado de hacerlo.

No te rindas, por favor no cedas. Ayúdame a continuar con lo nuestro, porque aún tenemos mucho para dar, porque sé que aún no somos historia, que aún somos uno aunque algo lastimado, sé que todavía este no es el fin.

Porque tú aún me amas y yo también lo hago.