La única que dormía en tu cama…

0

Ya hace tanto que no escribía, que llegué a pensar en que me había abandonado a mí misma, que me había perdido en mi tristeza, en eso que a veces se siente cuando se nos olvida el motivo del porqué son las cosas…

Y es que hoy siento nostalgia porque recuerdo todo lo que hice por ti, ya hace un año atrás cuando descubrí tus mentiras, cuando leí todos los mensajes que les mandabas a sus celulares, (porque fueron varias mujeres); todas las canciones que tú les dedicabas, las cosas que les decías, las cosas que les decías que sentías.

Hasta llegaste a asegurar que «SÍ SE PODÍA AMAR A DOS PERSONAS AL MISMO TIEMPO», que sólo era cosa de perspectiva, pero que sí se podía; los detalles de los moteles, de las salidas, cuando me decías que ya no tenías dinero porque todo se te había acabado en tus gastos, cuando a mí no me comprabas las cosas que luego supe que les habías comprado, cuando leí cómo y a qué horas veías a esas mujeres, cuando entré a sus redes sociales y vi sus fotos, no encontré nada extraordinario, ¡en verdad! Pensé que eran modelos tentadoras y pensé: «MUY PROBABLEMENTE SON MUJERES CON HERMOSO CUERPO y HERMOSO ROSTRO, POR ESO ME ENGAÑÓ».

Llegué a pensar en que eran mejores personas que yo… Hasta que me di cuenta que todas, pero en verdad, ¡TODAS! Sabían de mi existencia... Y ahí supe que ni eran bonitas, ni excelentes personas, ni nada, o algo que me superara. ¡NADA!

cama

Yo era la que apoyaba en casa, la que llevabas a casa de tus papás, con la que ibas al cine, la que te cuidaba si te enfermabas, la que según yo «LA ÚNICA QUE DORMÍA EN TU CAMA».

Y cuando me enteré, ¿qué hice? me puse a pensar en que no te podía perdonar, sin siquiera ponerme a cuestionar si en verdad lo merecías o no…

Ahora con el tiempo me vienes a decir que dudas de mí, que yo te engaño… Que al parecer salgo con alguien, que me veo con alguien… ¡Quisiera saber de dónde madre sacas eso! si yo no te engaño, no pudiste haber visto nada y sólo pienso que no ha valido la pena perdonarte, seguir contigo, después de tus errores y que ahora me digas que yo te engaño… Lo único que creo es que ya no me quieres, que nunca me has querido y que no sabes cómo deshacerte de mí, eso… ¡Eso es lo que creo! Que no me quieres y que me partes el corazón.

¿Por qué las personas no son honestas?, ¿por qué simplemente cuando no quieres a alguien no se lo dices y punto?, ¿por qué la infidelidad?, ¿no te pones a pensar en que la vida da muchas vueltas y que al rato te puede pasar a ti; que no debes hacer lo que no te gustaría que te hicieran a ti?

Me da tanta flojera seguirte escribiendo…  Me da tanta flojera en verdad pensar que aun aquí, encima de esta máquina yo siga pensando en ti; es que no te lo mereces y aunque me muero de sueño, tengo que contarlo…

Tengo que enseñar que esto que pasó, es algo que al parecer a muchas nos pasa.