La historia de una chica que soñaba con volar…

0

Y fue así como comenzó la historia de una chica que soñaba con volar…

Soy Miranda, para mi familia: «La Rebelde», para mis amigos; su amiga incondicional. Puede decirse que soy dos personas en una, así he tenido que vivir en este mundo convencional, que a mí no me gusta, soy una buena hija, nunca di problemas hasta que conocí lo que es la verdadera libertad, para muchos un hobbie, para mí un estilo de vida.

Nací en el seno de una familia pudiente, una de las mas conocidas y respetadas en mi ciudad, fui la más pequeña y por lo mismo a la que protegían y asfixiaban, ya de adolescente fui la única que les di problemas a mis padres; la única que no quería seguir las reglas impuestas por la sociedad y la religión que con tanta fe practicaban ellos.

Yo no entendía a que tenía que ir a una iglesia a seguir protocolos y hacer lo que hacían cientos de personas para ganarse «el favor de Dios» cuando yo podía cerrar mis ojos y estar en comunicación directa con él. Crecí cuestionando todo, tratando de cambiar el mundo para hacerlo mejor; sé que fracasé muchas veces y otras tantas pude lograr mi cometido, pero siempre sin rendirme.

Así transcurrió mi adolescencia peleando con las monjas que fervientemente trataban de hacerme una mejor persona, sumisa, callada y noble; pero yo siempre fui una persona estridente, entrona y hasta un poco soberbia…