La frialdad y los secretos de un caballero

0

Han  sido  días  acompañados de  nostalgia, recuerdos  y  una  gran  melancolía. Donde profundos sentimientos yacen rotos cubiertos  por  un escudo  llamado  frialdad. La única defensa que encontré para  superar esta  decepción  que me dejaste  mujer.

Ya he  pasado por cosas  similares y  me  cansé  de  ser  aquel caballero dulce, cariñoso y tierno que solía ser, no encontré otras salidas, sólo la de ser frío y dejar a un lado el caballero que era, pues como muchos sabemos, los caballeros  estamos en peligro de extinción no por anticuados, sino porque en ocasiones  no valoran lo que somos.

Sólo soy sincero y aunque algunos lo vean como cualidad, también es un defecto, como el de ser sensible y  demostrar tus sentimientos con cada aliento de tu amor por  una  persona que nunca te valoró, que te engañó y mató.

Fuiste  la  mujer  que  sin duda  conoció a aquel caballero  que parecía  más un niño ingenuo  e inocente  que veía  y  volvía  a caer  en la trampa  de ver  el amor  y la vida  color  de rosas.

Ahora  la  frialdad  de este  caballero  lo acompaña por el sendero de la vida, guardando en lo más profundo de  su  ser lo detallista, alegre, cariñoso, fiel,  tierno  y comprensivo  de él.

Y  quizá  algún día encuentre a una   dama   que  rompa  ese escudo, para así  volver  a ser  el que  era  y  solía  ser  contigo,  pues  cuando tú llegaste, rompiste  su  escudo  que  por dentro  guardaba  el más  sincero  amor   y  cariño para ti mujer.