La eterna esencia de la madurez…

1

Entonces todos la pasan memorablemente en la playa, mientras tú estás sentado sobre aquella roca, mirando a la nada, pensando en el todo, las personas te ven raro, sientes que estas solo, pero la mejor compañía es la que habita en tu interior.

Sólo quieres escuchar que dicta tu corazón, acaricias la ola, y el mar te mira como si te dijera “hola”, te pasas el tiempo contemplando, buscando aquellas respuestas de lo que sólo tú te preguntas; entonces charlas y charlas por horas con tu amigo sol, con tu amiga arena.

Y cuando crees que ya no hay más que decir, el silencio aparece, saludándote y abrazándote como si te hubiera extrañado, sientes esa sensación de extrañar aquello que no dejas soltar, te torturas recordando qué ha sucedido, te detienes y ya no te cuestionas, ¿qué voy a hacer?

Ahora sólo te interrogas: ¿cómo lo vas hacer?. Llega la noche, mientras que para unos es la señal de ir de fiesta, para otros es señal de apreciar, de respirar, de dejar, de olvidar, de dejar de pensar, entonces respiras tan hondo que descubres que algo ha muerto, tienes la sensación de tener miedo, pues al ver tu reflejo en la dulce cara de la luna descubres que es un nuevo comienzo; que quizá las cosas no son como antes, que quizá los mejores momentos han pasado y ahora tú estás madurando, creciendo, empezando a entender que ni las fiestas, ni las personas, ni los excesos es lo que siempre has necesitado, quizá sólo necesitabas un empujón, un empujón tan fuerte que te permite caer, te raspaste.

Entonces vuelves a casa, sabes que nada es lo mismo, sientes que el mundo ha girado, ha cambiado, y quizá sólo sea que tu lo has hecho, quizá pienses que el destino te juega una broma, cuando en realidad sólo te quiere mostrar aquello que en ti se asoma, y que tú no le has permitido salir….

Te despides, acariciando la arena escribiendo eso que te nace, eso que no puedes contar, que no puedes aflojar, llegas a casa, la gente pasa y pasa tan igual, tú sólo observas que ya no eres igual, tienes miedo de saber si esto es real, o sólo es una ilusión más, llegas con esas pesadas maletas que más allá de ropa sucia, más allá de algunos objetos, traen esperanza, nuevas ilusiones y muchas nuevas decisiones….

Un par de lágrimas corren frente al vidrio, extrañando esa parte que en ti murió, alcanzando a saludar  a tu verdadero yo.

 

Ad not found

1 COMENTARIO

  1. Un excelente escrito, describe perfectamente la sensación que llega cuando tu camino se abre ente tus ojos para darte vista hacia un futuro brillante el cual solo puedes ver cuando has por fin madurado lo suficiente para luchar por el, es un honor conocer a un autor tan talentoso