La causa de mi insomnio: Tú

0

Es otra de esas noches volteando al pasado para intentar entenderlo, descubriendo que todo es diferente cuando creías que nada había cambiado, miras cuánto y de cuántas formas has ido intentando ganar un poco de felicidad para él y nada ha funcionado ¿En qué patético momento olvidas que si no «robaste el corazón» de alguien por lo que eres, no lo harás tampoco con tus esfuerzos?

Estoy amándote con locura, porque no sé hacerlo de otra manera, no soy perfecta y ojalá no estuvieras esperando que lo fuera; aprendo a vivir cada día, así que voy a caerme, pero descuida que en mi caída no te voy a llevar. Vamos a vernos crecer si así lo decides pero no te voy a lastimar; sé que probablemente lo que sientes por mí no es amor y creo saber que lo has sentido antes, no deberás fingir más, sé que hay cosas que callas.

Cariño yo no voy a barrer tus piezas rotas, estoy amando cada una de ellas, haciendo que las ames tú y levantar juntos un enorme castillo con ellas, me he creído que aun si tú no me amas, yo tengo suficiente amor para ambos, pero hoy descubrí cuán egoísta estoy siendo, porque debes encontrar el amor, debes encontrar quien te haga soñar, pero con los ojos bien abiertos, quien sin quererlo, así nada más, sea tu principal pensamiento, que cuando le veas detenga el tiempo y no exista más mundo que el que te ofrecen sus ojos; quien te estremezca con un ligero roce, quien te haga cerrar los ojos al besar.

chicasola

Sé que no crees en nada de eso, pero cuando lo encuentres no será necesario creerlo, porque sólo lo sentirás, no sé cuándo ni en qué momento… Podría ser un martes por casualidad, cuando no esperas nada, en la escuela, en un salón o en cualquier lugar, sentado quizá junto a ti, con un sentido del humor que te haga voltear y decidas en ese momento que ya no lo quieres soltar, que se robe tus sueños, los vuelva suyos y te sientas enamorado como nunca más; que haga escribir un domingo en la madrugada.

No puedo asegurarte amor mío cuándo sucederá, pero existe, yo ya encontré quien sea todo eso que mis palabras no pueden explicar y ya verás que es así. Le amarás tanto que aun si su felicidad no es contigo, le soltarías, no porque no te interese, sino porque puede que no puedas amarle más como para preferir su felicidad, antes que tu eternidad.

Denisse Venegas R.