Juraste que querías estar sólo conmigo

0

Juraste que querías estar sólo conmigo, que tus traiciones y mentiras se terminarían; juraste quererme y apoyarme en aquel cuarto con nuestros amigos y yo, ingenua y enamorada te creí…  Pero a pesar de aquel juramento… Nada cambió.

Las peleas seguían, los gritos aumentaban, las ganas disminuían y tú, seguías jurando que me querías sólo a mí y que ya no había nadie más. Y lo juraste… Hasta aquel día.

Tenías todo planeado, yo estaría ocupada y nadie te vería, pero el sexto sentido de una mujer es demasiado poderoso y yo, cambiando todo como siempre, altere los planes aquella tarde, sin querer y sin esperar nada, te vi con ella.

Tu actitud cobarde escondiéndote no sé para qué, si al final, el teatro había terminado, la verdad por fin fue revelada sin más ayuda que la tuya. Furiosa quise correr y reclamar, pero algo me lo impidió; ella, aun sabiendo todo, sólo se burló de mí, no la culpo, era la persona más boba que podía existir.

Confiar en ti, darte otra oportunidad y verla destruida en el piso conmigo en ella, lloré de dolor, de coraje y de tristeza y trataba cada de día reponerme, lamentablemente siempre algo pasaba una nueva palabra, un nuevo intento, un nuevo beso.

Y con todo eso, venían más ilusiones, una deshecha detrás de la otra, cada vez más tristezas, cada vez más soledad, tú siempre terminabas por olvidarte de mí…

 Pero yo no podía olvidar que juraste que querías estar sólo conmigo.