Fue bello mientras duró…

0

Me he dicho tantas veces »no sigas con esto». La luna ya ha sido testigo de  mis sueños y también del sufrimiento. La lluvia ha ocultado mis lágrimas con sus gotitas y entre truenos y relámpagos también la aceleración de mi palpitar.

He soñado con algo que ya no podrá ser, que me ha llenado la mente de angustias y también de placer. No es justo para mí el imaginarte de una manera que no eres, ni dejar de ser quien soy para ser como creo que tú quieres. No eres como pensé y de decepciones me cansé. No soy para ti lo que creí y por supuesto que la culpa fue mía, sé que yo misma me mentí.

Perdóname, no debí hacerme ilusiones. No debí inventarme historias para antes de dormir, ni debí pensar rápidamente en ti cuando me encontraba en soledad y escuchando canciones. Fue una estupidez imaginarme entre tus manos, fue una tontería el creer que anhelarías mirarte en mis ojos hasta envejecer, besar mis labios, sofocarme con abrazos, que también no me quisieras perder.

Ya es tiempo de despertar… no eres mío realmente y por lo tanto tuya tampoco seré, jamás. Disculpa si no puedo decírtelo a la cara, pero es que no me quiero acercar, pues temo que al tenerte de frente la garganta me vacile para terminar diciendo que no me dejes marchar… que no me quiero alejar.

Sé que quizá no me logres entender, pues siempre hay discrepancias cuando intentamos comprender lo que el otro intenta decir. Pero en lo que ambos estamos de acuerdo es en que esto nos hace mal… nos trae de un hilo con nuestras emociones y no nos deja mantener la paz.

6

Te amo tanto y sin embargo sé muy bien que no llegaremos a ningún lado. Me duele el pecho de tan sólo pensar que te tendré lejos, que no podré saber de ti. Es que cuando no te veo, algo en mí comienza a gritar. Esto me lastima pero sé que algún día debe simplemente pasar.

Con solo mirarte a los ojos, mi mente se echa a volar. Quisiera perderme en ti, perder la razón…

Y poco a poquito meterme en tu corazón, vivir ahí y platicar con tus latidos, cobijarme de tu amor. Quisiera tener la certeza de que saldremos adelante, que esta vez no volveremos a caer, que no volveremos a equivocarnos. Quisiera sentir de nuevo confianza en ti y que tú me la tuvieras a mí. Que cada que miráramos atrás, no doliera. Que cada que miráramos al frente algo bueno nos sorprendiera.

Es fatal el esperar tantas acciones utópicas cuando los hechos y la realidad son tan diferentes. He intentado de mil y un formas rescatar esto, y no parece haber reacción de tu parte. Ya me cansé, y sé que quizá no entiendas mi decisión. Te costará encontrar la analogía entre mis palabras y lo que siento y espero de los dos. Pero dime ¿Qué es lo que esperamos? ¿Que esto no estalle en las manos?

Y por respeto a este mismo amor que nos unió de manera inigualable alguna vez, es que decido marcharme, pues no resistiría el quedarme a ver como terminamos por destruirnos los dos.

Gracias… fue bello mientras duró.

Escrito por: Mayeli Tellez