Existen días en que también nos debemos permitir caer…

0

Existen días como hoy en los que ya no me quedan ganas de andar, en los cuales cualquier esfuerzo que haga lo siento tan vano; existen días en los que también nos debemos permitir caer y permanecer el tiempo que sea necesario ahí abajo, tomarnos el tiempo para pensar el porqué hemos llegado a ese lugar.

En realidad cuando caes, la vida te demuestra que eres humano y es cuando debes comenzar a tomar conciencia de que no eres perfecto, a veces nos enfocamos en tanto éxito de la vida que olvidamos los pequeños detalles, desde ver un bonito paisaje por la mañana, hasta el admirar el silencio que en ocasiones nos inunda. De verdad que hoy que estoy aquí abajo, no me apresuraré a subir, quiero permitirme un poco de mí, no porque me encuentre aquí y no quiera subir soy una cobarde, pues se dice que no importa las veces que te caigas, sino que en realidad las importantes son las que te levantes.

Exif_JPEG_PICTURE

Alguien también debe de entender que a veces tantas caídas agotan, desgastan, algo de ti se va perdiendo; cuando una persona se encuentra abajo, no esperen que se levante al tiempo que ustedes crean necesario, en realidad lo hará cuando esté listo y si no lo llega a hacer, no es que sea cobarde y débil, es porque es humano.

Me he preguntado si esas personas que tantas veces se han levantado y han andado nuevamente, realmente no se habrán cansado de ir peleando siempre; entiendo que en la vida se nos presentarán obstáculos que debemos superar y enfrentarlos de la mejor manera posible, pero la vida también debería entender que somos frágiles.

Entiendo que hoy he perdido una batalla más, pero tengo clarísimo que no por ello perderé la guerra y es aquí cuando me pregunto: ¿de qué van tantas batallas en la vida?, ¿de qué van tantas pruebas por superar?, ¿por qué no podemos vivir en paz?, ¿por qué no podemos ser personas capaces de vivir en armonía sin tener que pelear?

No lo sé, en ocasiones mi mente trae a mí tantas preguntas que no tienen respuesta.