Esta vez seamos malas personas…

0

A muchos nos han enseñado desde niños que debemos ser buenos y amables con las personas, que no debemos devolver mal con mal, que debemos «poner la otra mejilla» sin importar el trato que nos den.

He llegado a la conclusión de que eso no es del todo cierto y tampoco es sano para nuestra salud emocional. Y no quiero decir que debamos ir por la vida tratando mal a todos o que tomemos una actitud prepotente u ofensiva, no es a eso lo que me refiero. Me refiero a que debemos aprender a dar a los demás el mismo trato que nos dan. Ser amable o «bueno» todo el tiempo, sólo causa que muchos abusen de ti y eso no es para nada algo bueno.

A veces debemos ser «malos», pensar en nosotros y lo que queremos, hacer lo que nos haga felices sin importar la opinión ajena, a veces es necesario ser un poco egoístas y pensar en aquello que nos hace felices, no dejar que nadie nos pisotee, nos humille o pase por alto nuestras opiniones. A veces es necesario ser malo, malo a los ojos de los demás por no seguir sus reglas ni cumplir con sus expectativas.

A veces hay que ser malo con los demás y bueno con uno mismo.