Esta historia se quedará conmigo…

0

Este prefiero que sea un homenaje a todo lo feliz que soy a tu lado, quiero que sepan que jamás amé a alguien como te amo a ti y que por fin sé que el amor no es más que una buena amistad con momentos eróticos…

Revisando nuestras fotos, no pude decidir cuál era mi favorita, si las de nuestros múltiples viajes o de las veces que nos tirábamos a ver televisión y comer, o las visitas al parque, o de las veces que íbamos de fiesta… Tengo tantos recuerdos bonitos juntos, que es imposible que no se me haga un nudo en la garganta; nuestra primera cita, nuestro primer beso, nuestra primera fiesta familiar…

Yo moría de pavor, pues estaba toda tu familia ahí, todos preguntaban que si éramos novios y sólo decíamos “estamos saliendo”. Cuando pasábamos la etapa de “salir” e íbamos caminando de regreso a casa, disfrutábamos caminar juntos, aunque yo me me la pasara hablando y hablando todo el camino; recuerdo cuánto te gustaba mi sonrisa y cada vez que hacía un tontería volteabas a verme con esa mirada especial y me decías “hay mi niña”; nuestras tardes en tu casa, nuestros viajes en metro, recuerdo el nudo en la garganta y la lagrimita traicionera que se me asomaba cada vez que veía que te alejabas y es que jamás quería separarme de ti, hasta la primera vez que fuimos juntos al cine y vimos (los detalles tú debes recordarlos).

Hemos pasado tantas cosas, las veces que me has dicho que ya no encuentras la forma de hacerme saber cuánto me amas, que no te alcanzan los besos para decirme cuánto, ni los abrazos para hacérmelo sentir, o los días para demostrármelo, yo no creo que me hayas mentido, sé bien que respecto a eso siempre me has dicho la verdad…

Ahora no son los mejores tiempos, yo ya te veo cansado y desesperanzado con respecto a nuestra situación, es por eso que quiero reconocerte que el tiempo que hemos estado juntos ha sido increíble, es increíble vivir contigo, increíble cada viaje y todo lo que he aprendido de vivir contigo; es increíble todo contigo… Increíbles las noches de películas, increíble poder cada día conocerte un poco más, increíble estar contigo, increíble poder abrazarte por las noches y sentir tu calor, dormir a tu lado o verte dormir… Es increíble amarte tanto.

También quiero agradecerte todo el tiempo invertido a mis penas, alegrías, tonterías, metas, logros, errores, sueños… Pero prefiero dejar de darte una carga más que sé es muy pesada; tú como pocos, sabes lo que realmente pasa en mi vida, a veces sé que te duele no poder hacer más, pero haces mucho por mí, soy una carga que no necesitas y que te está haciendo mucho daño, nos está haciendo mucho daño.

Siempre he confiado en ti, sé que soy una persona difícil y muchas veces no sé controlar mis emociones, suelo desesperarte como no pensé poder llegar a hacerlo… Te repito, no son los mejores tiempos, cada vez hay más peleas  y eso cada día nos está destruyendo más, yo no dudo que me ames es sólo que a veces ya no sé qué es lo que está pasando, intento darte todo; te juro que a veces ya no sé qué más hacer para que estemos bien. La vida de pareja no es fácil, eso ya me quedó claro, pero los dos debemos estar dispuestos a luchar, los dos debemos querer estar aquí…

A veces no sé ni dónde estamos parados, solemos tratarnos como extraños… Antes solíamos mirarnos y sonreír, amaba cada que me veías con deseo o cuando decías que tenías una noviesota y te encantaba presumir eso…

Viendo fotos, me di cuenta de que fuimos muy felices y que te amé y amo bien bonito… Y aunque hoy las cosas se estén tornando color resignación, no siempre ha sido así, quiero seguir luchando por ti, por nosotros, sé que lo podemos lograr, pero de no ser así prefiero por mil, recordar nuestro amor como un acontecimiento que si no el único, sí el más importante de esta etapa de mi vida; y que me llevo lo mejor de ti y de mí, que cuando estuvimos juntos aprendí más que en la primaria, bueno no tanto así, pero realmente eres una gran lección de vida para mí… Sé que tendrás una objeción a eso, sólo acepta el cumplido.

Siempre voy a recordar cuando solíamos mirar vídeos tontos, cuando moríamos de risa por las mismas tonterías, cuando hablábamos de las mismas tonterías, cuando hablábamos de música, cuando te preocupabas porque comiera y me preparabas comida, cuando hacíamos planes de estar juntos, hablar de nuestros sueños, de una vida mejor… Y es que a tu lado aprendí a tener sueños, a querer más… Cuando me enseñabas a manejar y por más que hiciera tonterías o casi chocara o me estampara en las banquetas y  te pusieras de mil colores, siempre estuviste ahí conmigo. Cuando viajamos silenciosos en coche, cuando disfrutábamos de comer juntos en exceso, cuando hacíamos el amor… Siempre recordaré todo eso y sentiré bien bonito de saber que de todas esas formas, también me decías que me querías, alguna vez escribiste sobre eso, siempre he sabido que me quieres…

Así me despido, creyendo fielmente que jamás he perdido mi tiempo y que en realidad ha sido tiempo invertido en tantas cosas que  han marcado mi vida.

“Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que íbamos a encontrarnos».  – Julio Cortázar.