Éso que era todo, hoy parece ser nada…

0

Hay letras, expresiones, frases, fotos, que en un momento dado sólo se pierden entre un montón de hojas donde he escrito lo que siento por ti.

Y es tan fácil guardarlas, tacharlas o hasta quemarlas como si nunca hubieran existido y seguir adelante.

Lo puedo hacer… No habría ningún problema.

Pero, ojalá con eso también se pudieran ir todas las cosas y el amor que por ti siento. Porque ese sigue aquí, bien adentro y no es aferrarme a él; hasta cierto punto me da coraje, porque amarte es la cosa más fácil del mundo.

El problema son ahora tus dudas, tu dureza, tus constantes análisis, o sea, tus miedos.

Yo no quería un papá, un terapeuta, un guía espiritual, ni nada por el estilo, yo sólo quería y quiero un hombre de verdad.

Pensé y aún pienso que eres tú. Pero parece que sólo yo lo pienso, porque para ti es más fácil quedarte con «los mejores recuerdos» y dar vuelta a la página y lo peor, creyendo una serie de estupideces que no son ciertas.

En cambio yo cariño, me quedo con este amor en todo mi ser, en cada uno de mis poros y con un montón de momentos que quise vivir a tu lado.

No pretendía estar en una serie de situaciones donde se compitiera, donde los egos se hicieran tan grandes que ya el objetivo fuera ganar o perder.

Es amar. Eso tan simple. Ese sentimiento tan puro que manchamos con miedos.

No sé si ya te vayas…

Y si decides que sí, sólo sé que eso que era todo, hoy parece ser nada.