Eres tú y no él…

1

Las dos con diez minutos de la madrugada, quizá las copas están subiendo a la cabeza o tal vez tú otra vez; y es cruel porque me acuerdo de ti y no de él… Te extraño y te pienso más de lo que me gustaría, pero creo que si eres tú en mi cuerpo en lugar de él, es porque él no supo ser tanto, es decir, no quiero que se piense que al encontrarlo buscaba algo de ti, e incluso a ti.

Me tomé el tiempo de conocerlo y darle a conocer quién era yo en verdad y simplemente no supo superar nuestra historia; no lo juzgo, pues quizá yo tampoco fui lo que él esperaba, quizá no fui tanto como para lograr que se enamorara de mí, pero ¿qué le vamos a hacer? esto soy y a diferencia de otras veces, no pretendo ni pretendí cambiar sólo para gustarle.

Porque al final la esencia siempre persiste y tarde o temprano llegaría a descubrir esto que sin más preámbulos le demostré. En fin, a decir verdad y después de tantas noches en vela, he llegado a la conclusión de que mi único error fue creer que debía querer a alguien como él, decidir entregarle mi tiempo a cambio de nada, cuando ni siquiera puso tantito empeño en enamorarme.

Fue mi error porque después de que se vive en el cielo, se baja al infierno por un persona y después se llega a la gloria con la misma; uno no puede simplemente enamorarse de la vida, de algo tan simple como un sueño… Así que estoy aquí, desbordando unos cuantos tragos que me inhiben de lo que realmente siento, sin esperanzas ya de que me leas, sin afán alguno de que vuelvas conmigo.

Suplicando que lo único que me vuelva sea el sueño, porque ni aquí en mis letras estás como en mis sueños, te siento y de nuevo te vivo. Porque fuimos tantas cosas y nada a la vez, porque los ex-novios a veces se hacen amigos y los amigos enemigos, pero después de lo que tú y yo fuimos: ¿Qué se hace?

Nada más que recordarte y pensar que quizá en otra vida nos encontraremos y en ese instante sabremos realmente qué fuimos.