Enemigo amigo…

0

La forzaba a darse por vencida. A que no hiciera nada por ella. Ella era inteligente, pero se menospreciaba, no se daba cuenta de su valor, y yo me burlaba de ella.

La obligaba a fumar para sentirse aliviada de cualquier problema,  en lugar de buscarle una verdadera solución a su problema.

La hacía dudar de alejarse de alguien que no le convenía.

Hacía que la pasara mal.

Hacia que no se alimentara bien.

La privaba de hacer ejercicio para su propio bienestar.

¿Te parecería que estaba siendo injusta?

¿Te parecería que estaba llegando al límite con esta persona?

Ella se podía enfermar por esas decisiones, pero no me importaba. También podía sufrir por situaciones que pudieron haberse evitado, pero no me importaba,  y la dejaba sufrir.

¿Te sorprendería si te dijera que era a mí misma a quien le hacia esas cosas?

Era a mí a quien le estaba haciendo tanto daño.

Yo era esa persona que se estaba haciendo daño a sí misma. Te juro que a veces de manera inconsciente, pero no lo ahora lo soy,  ahora soy consciente.

No sé hasta qué punto no me daba cuenta de que mi bienestar dependía de las decisiones que yo tomara.

…Y no quiero ver más sufrir a esa persona, no quiero ser mi propio asesino, mi propio enemigo.

Piensa bien lo que haces, sobre todo cuando se trata de tu bienestar.

Tal vez  tú estás en una situación similar.

Eso de amor propio ahora encaja tan bien. Tú puedes hacer brillar u opacar a una persona y esa persona a la que puedes hacer brillar u opacar es a ti mismo con tus propias acciones .

tumblr_m9i2r17orX1r33op2o1_500_large

La vida que puedes cambiar o mejorar es: la tuya.

A veces parece obvio, pero algunas personas no se dan cuenta.

Pregúntate qué es lo que quieres para ti.

Sólo tienes una vida, un cuerpo y este momento. Tal vez no creas que todo lo bien que estés depende de ti, pero incluso como te traten los demás será un reflejo de lo que haces contigo mismo.

Si quieres que te respeten, respétate tú primero y no hagas nada en contra de tu propia integridad.

Si quieres que te valoren, date cuenta de tú de lo grandioso que eres y no dudes de ti. Puedes lograr aquello por lo que luches.

Si quieres que te amen, ámate tú, siéntete cómodo contigo, incapaz de hacerte daño, y cariñoso y paciente a la hora de reconocer y corregir tus propios errores.

Debes saber que hay cosas que solamente tú  puedes hacer.

Nadie puede dormir para que tú te sientas descansado,  nadie puede comer para que tú te sientas satisfecho o nadie puede bañarse para que tú te sientas limpio,  de esa forma en que  nadie puede hacer esas cosa por ti, tampoco nadie podrá encargarse de tú bienestar, más que tú. Te toca a ti hacer cosas para tu propio bienestar.

Puede que sientas que no tienes nada que hacer, ni nadie por quien luchar, pero no olvides que estás a cargo de alguien valiosísimo: DE TI.

¿Qué harás?

¿Dejarás a esa persona sola? ¿La seguirás privando tú ayuda?

¿La dejarás caer?

Sólo recuerda que esa persona de la que se trata eres tú mismo.

Y que hay ciertas cosas que solo tú puedes hacer en beneficio tuyo.

Tú eres tu propio ángel o tu propio verdugo.

Tú propio amigo o tú propio enemigo.

¿Qué eliges?

Esa persona que vez al espejo todas las mañanas al levantarte  depende de tus decisiones.

Tu bienestar esta solamente en tus manos.

Actúa a tu favor…

No te abandones.