El último adiós…

0

He pasado días y noches enteras tratando de entender nuestra historia, tratando de darle pies y cabeza a lo que vivimos y hasta cierto punto he justificado tu comportamiento y muy en el fondo tengo un grano de esperanza de que todo al final pueda funcionar; sí, ¡es cierto! ¡Me estoy engañando otra vez! Quiero guardar la ligera ilusión de que sí somos el uno para el otro y que nuestro amor libraría todas las barreras y todas las diferencias que como individuos poseemos, para unirnos en una sola energía que emane de nuestro interior.

Sé que es absurdo y me cuesta entender que no nacimos para estar juntos, me cuesta aceptar que jugaste conmigo y que hasta cierto punto me sentí usada, que me has lastimado como nunca nadie lo había hecho, mi dolor aún es insondable y lo único que me reconforta es que el tiempo me ayudará a olvidarte y él mismo sanará mis heridas.

Sé que está será la última plática entre nosotros y hasta puedo garantizar que sé lo que me vas a decir. Por mi parte tengo mi discurso perfectamente ensayado y planeado; lo que sí quiero decirte es que no es una homilía de perdón, amor, dolor o desamor; el tema principal es despedirnos, cerrar de una forma cordial una relación destructiva, dar un adiós y regalar un olvido.

artedeciradios9

De lo que sí estoy segura es que no quiero, ni me interesa ser tu amiga, no voy a fingir que no pasó nada y que todo sigue igual, me dolió mucho que jugaras conmigo y no quiero ningún tipo de relación contigo, no quiero que me busques cuando te sientas solo, no quiero que seas amable conmigo cuando realmente nunca lo sentiste ni lo fuiste, no quiero que te “preocupe” lo que me pasa ahora que no somos nada; te garantizo que algún día me alejaré de tu vida para siempre y no volverás a saber de mí, ni yo de ti.

Este es un adiós y no hay marcha atrás. No te deseo ni buena ni mala suerte, sólo deseo que la vida te dé justamente lo que mereces. No te condenaré porque la única culpable fui yo y no te equivoques al pensar que te odio, simplemente no siento nada por ti, te perdono por lo que me hiciste, pero no olvido que me dañaste.

Hasta nunca… Lo único que anhelo y deseo es no volver a verte ni saber de ti.

 

Escrito por: Elena Allende.