El idioma del «Adiós»

0

Después de tantas despedidas, de tantas lágrimas reprimidas, llega el momento de dejarlas expresar, llega el momento de alejar la fantasía y hacerle frente a la melancolía. Hay veces en las que pierdes la paz por querer ganar la guerra, hay veces en las que sufres depresión, una crisis nerviosa y es ahí cuando quieres apagar las luces sin tener la sensación de un lamento.

La mayoría de las personas mencionan y señalan estar conscientes de que nada es para siempre, creen tener la sensación de domar la partida de un ser que se desploma y que te lleva a llorar una cascada.

Entonces es cuando entiendes que las cosas, las personas, los momentos y los instantes sólo son pasajeros, están ahí para enseñarnos, están ahí para que aprendamos, para hacerse y hacernos inmortales. Y aunque suene extraño, es mediante la ausencia cuando entendemos el porqué suceden las cosas, es la ausencia la materia prima de la cual está hecho el adiós.

beautiful-girl-light-pink-window-favim_com-60765

Sí, el adiós es hermético, la tristeza ata al dolor, a las aguas negras sobre las que navegas pensando y extrañando a aquella gente que ahora se ha marchado de tu presente.

Pasan los años, los sueños, los proyectos, ¿acaso has cumplido las metas que te has forjado desde que eras pequeño?, ¿acaso has mirado a tu madre, a tu padre, a un hermano, a tu abuelo o a tu pareja directamente a los ojos y le has dicho lo mucho que lo o la amas? ¿Cuándo fue la última vez que soltaste una gran carcajada?

Por supuesto que la cobardía se apodera de ti, escondiendo tus miedos y sentimientos para parecer fuerte, alejando e hiriendo más con el escudo que con la lanza.

Habrán veces en las que no sabes dónde están esas personas que te cambiaron la vida, sentirás que el destino se burla de ti, te preguntarás en dónde está el olvido, sentirás que cuatro paredes te torturarán con cada uno de los recuerdos, intentando olvidar sin dejar de pensar.

Y es ahí cuando te vas a mirar al espejo y sabrás que nadie ha dejado de existir, nadie se ha ido…

Sólo han sido acomodados en otra parte de tu historia de vida.