El chico perfecto para mí

0

Paso los días soñando con tus brazos, imaginando el color de tus ojos, la sensación de tu cabello entre mis dedos, el sonido de tu risa. Aún no te conozco y ya te profeso una devoción ciega. Aún no te encuentro y ya me haces falta.

A veces me encierro en mi habitación, sola, a contemplar el infinito que se esconde en mi techo e imagino nuestra vida juntos. Esa vida que aún no es nuestra, pero que sé vamos a vivir. Tantas bellas aventuras, tantos besos inesperados, tantas noches dormida abrasada a ti. Me imagino viendo el amanecer en tus ojos, viajando de una punta del mundo a la otra, de tu mano; haciéndote el desayuno, viendo películas románticas, aunque te parezcan demasiado cursis. Yo también veré todas las películas de zombis que quieras, porque así de grande será mi amor por ti.

Entonces regreso a mi realidad y me doy cuenta que aún no estás a mi lado. Que estás en algún lugar de este mundo soñando lo mismo que yo, deseando encontrarme con todas tus fuerzas. Debo confesarte que en mi camino me he topado con otros que creí eran tú, como seguramente tú me habrás confundido con otras. Así es la vida, pero estoy plenamente convencida que encontraremos nuestro camino hacia el otro.

Te prometo, amor mío, que cuando por fin llegues seré la mejor versión de mí. Seré todo lo que has deseado y más. Serás mi sueño hecho realidad. Así segura estoy que fuiste elegido para mí.

Algún día voltearé al pasado y me preguntaré cómo fue que viví sin tus besos todos esos años. ¿Cómo no me volví loca en la espera de tu llegada? Entonces te veré, acostado a mi lado y sabré que todo valió la pena.

Mi príncipe, te estoy esperando con los brazos abiertos para cuando tengas que llegar, sólo espero que no tardes demasiado. Mientras tanto sé feliz, cuídate y vive al máximo, que yo haré lo mismo. Te amo, te amé y te amaré por el resto de mis días, porque eres el chico perfecto para mí.