El amor muere con la indiferencia

0

El amor no cansa, cansan las personas que no saben amar, las que no entienden el verdadero significado del amor, aquellas que de una manera sutil se manejan bajo la indiferencia y sólo te abrazan para no sentir frío, no porque te amen o quieran protegerte.

Amar es elegir, amamos cuando nos sacrificamos, cuando decidimos elegir por un otro por encima de nosotros mismos. Amar duele, duele en la medida que seas correspondido. El amor es de dos, no sólo de una persona, no conviene tomar el timón del barco sin un apoyo.

Amar es un arte que no todos comprenden o entienden. Amar va mas allá de uno mismo, todo cambia cuando lo haces por expectativas o adulaciones propias, se pierde cuando nos damos cuenta que estamos caminando solos aunque alguien se encuentre a nuestro lado.

Cuando el amor ya no te provoca dolor, sino resignación y la más absoluta falta de sentimientos, algo se ha perdido. Y sólo existen dos caminos: el seguir ahí ocupando un lugar que ya no nos corresponde o la decisión de alejarse; es difícil, lo sé, todos en algún momento de la vida debemos tomar una decisión de esa magnitud, pensar en el futuro que creaste con ese otro, en lo que se vivió, pero si bien ahí no acaba todo, también hay que regresar a ser uno mismo a encontrarse nuevamente con el amor propio.

large-7

Cuando al dar amor obtienes silencio, así es como el amor muere, los sueños mueren. Debemos resistir y pensar que todo a llegado a su fin. Si bien el corazón sólo se rompe una vez en la vida, las otras sólo son rasguños. Aprendes a vivir con ese dolor, porque borrarlo no se puede. Tienes que romper todos los sueños construidos con un otro y comenzar de cero a construir los propios.

Entonces entiendes que al final el amor no es el problema, sino aquellas personas que no saben amar, que no saben entregar más de lo que esperan recibir y es cuando debes salir de ahí, salir y volar.

La indiferencia apaga el amor y cada vez se ve más cerca el día en que te deje de importar aquella persona a la que una vez amaste con todo tu ser.