El amor en tiempos de Internet

0

Qué complicado y fácil se ha vuelto enamorarse, a través de una pantalla, sin contacto físico, conocer a alguien y saber de su vida sin jamás verlo de frente. ¿Cómo puedes saber si es real? ¿Cómo poder confiar?

Ahora todo se publica, dónde andamos, qué comemos y con quién estamos. Se ha perdido el misterio de conocer a través de palabras directas cómo nos ha ido en el día; perdimos la motivación de vernos tomar un café, compartir un momento, nos ilusionamos por esos «me gusta» o comentarios. La tecnología nos ha sobre pasado y nos ha pesado, nuestra seguridad se basa en opinión de terceros. en pretender la vida que quisiéramos llevar, sin vivirla en realidad.

Pero, ¿es amor lo que sentimos o es la necesidad de sentir algo más? Estar pendientes al teléfono esperando una señal de esa persona que nos hace suspirar, sin atrevernos a traspasar esa imagen, de robar un beso y ver un atardecer.

Anhelar conocerlo y compartir nuestros sueños, hacernos una realidad y no una fantasía, sin obsesionarnos sobre su última conexión o ha visto nuestro mensaje, hay que darnos el valor de sentir un roce de piel, de mirarnos a los ojos con esa misma ilusión con la que podemos mandar textos o imágenes, no complicarnos con el que será y hacer que sea.

No puede pasar nada tan terrible, pero sí algo extraordinario; dejar de imaginar la peor situación y apostar por el amor real…

Aun cuando exista el Internet.