Ebrio de soledad

1

Aquí estoy, vulnerable. Nunca he querido ser figura frágil, mas nunca he dejado de serlo. Todo por no tener la capacidad de animarme a mí mismo y emprender.

Consciente de mis fallas y renegando las cosas de la vida, ando ebrio de soledad; hundido en un vicio que descarrila el porvenir. Aquí estoy, siendo esclavo de una rutina que no me atrevo a abandonar, pero que tampoco me hace feliz. Aquí estoy, sin amigos que quieran oír de lo que hoy escribo; sin nadie que comprenda lo que tengo que decir.

¡Qué difíciles son los días sin alguien que ayude a mitigar la pena! ¡Qué vulgar es no tener independencia emocional!

Hoy sólo soy un idiota buscando prostituirme por demostraciones de que soy alguien especial. Hoy sólo soy un miserable buscando cazar a quien encienda la chispa que ya perdí.

boy-hoodie-indie-inspirational-nature-Favim.com-450675

Ya no hay quien quiera saber qué tal estuvo mi día. Ya no hay quien quiera saber si las sonrisas que pinto en los demás no son más que la proyección de mi máscara contenta.

Temo estar encarnando a un estúpido payaso que ríe por fuera, pero que por dentro tal vez está vacío. Temo haber perdido el impulso de vivir.

Hoy no hay cómo recobrar esa felicidad que alguna vez descubrí en trivialidades. Hoy no hay quien quiera entender la falta que me hace no sentirme sombra.

Hoy sólo estoy yo y ebrio de soledad fumo buscando desbaratar, además de mis pulmones, mi ridículo corazón.


 

1 COMENTARIO