Deseo hacerte saber…

0

Si un día, por curiosidad, por interés, por equivocación, por azares del destino o por la razón que sea, llegaras a leer esto, me gustaría hacerte saber unas cuantas cosas que siento y NECESITO expresarte.

Encabezando esta lista, quiero que sepas que en este preciso momento me encuentro llorando por ti, sí, una vez más. Sé que nunca te ha gustado verme llorar, pero también me conoces, sabes que es la única manera de desahogarme y sentirme mejor.

Quiero que sepas que he tenido días buenos, días regulares y días como hoy, en que se me vienen de pronto a la cabeza todo un cúmulo de recuerdos: las palabras, las risas, las promesas, las caricias, los momentos… Todas y cada una de esas cosas que he atesorado en un espacio de mi corazón.

Entérate de que justo ahora te estoy extrañando como no tienes una idea. Cuando estos lapsos de ansiedad me agobian, me parece que cada día es igual a todos, carente de color y de motivos. Te hago saber que cuando me siento así, cuando los recuerdos me asedian, me hago consciente de lo horrible que es para mí haber tenido que resignarme a estar sin ti.

Quiero que sepas que mi corazón te llama, me pregunta por ti y no sé qué contestarle. No entiende de razones y por Dios que he tratado de hacerle entender, pero aún no lo logro. A veces se apacigua, pero en el fondo sé que, tan iluso como es, sigue conservando una esperanza y aguardando tu regreso… Un regreso que muy en el fondo sabe que no habrá.

Deseo hacerte saber que mi mente está llena de recuerdos de ti; tan es así, que me parece verte en todos lados y por las noches, cierro los ojos mientras susurro tu nombre antes de dormir con la ilusión de que quizá en ese momento también tú te encuentres pensando en mí.

2

Deseo que sepas que mi cuerpo extraña tu cuerpo. Que mis ojos desean recrearse con tu imagen. Que mis oídos anhelan escuchar tu voz, tu risa. Que toda yo te necesito.

Quiero que sepas que me duele no saber de ti. Que debo conformarme con pensar y confiar en que estás bien, pero con la constante incertidumbre de no tener la certeza de ello.

Deseo que sepas que te quiero, te quiero tanto que duele… Duele mucho. Sin embargo, una extraña forma de “consuelo” a ese dolor, es pensarte y recordar que así debe ser… Que tú decidiste que es lo mejor, que yo me encuentro en el lugar que me corresponde y que mientras tú seas feliz, todo este sentimiento y cada una de mis lágrimas, valdrá la pena.

Deseo hacerte saber que te amo…

Te amo siempre.