Cuando el adiós arde y es indomable…

0


Hay veces en las que te encuentras pensando tanto, diciendo nada. Ocasiones en las que sientes la necesidad de manifestar un grito eterno, un grito en el silencio, encontrando en un adiós una gran lección.

¿Cuántas veces has sentido que te ahoga el silencio?, ¿cuántas veces te has atrevido a cambiar un sentimiento? Hay palabras que son más hirientes que cualquier arma, expandiendo la muerte de un sentimiento, sintiendo una mirada, escuchando problemas de un mundo infiel. Entonces las palabras se transforman en balas que quieres esquivar, balas que sólo quieres dejar de escuchar.

El adiós, ese sentimiento enfermo que te indica que todo terminó; el adiós, un arte que a través del tiempo todo lo cura; el adiós, un sentimiento que te mantiene en la duda. Sí, el adiós viene y va llevando en ello sufrimiento, dolor o consuelo. Sintiendo distinto en cada instante, encadenado a una figura, que se esconde detrás de cada inocencia desvanecida. Prometiendo que no vas abandonar, prometiendo que el frío no te va a quemar, porque antes de sentir dolor decides mejor no sentir nada.

tumblr_llk9yxSW1W1qggzc8o1_500_editado-1

Voces te invitan a buscar en la oscuridad, esperando a que otra luz vuelva y se desvanece, queriendo olvidar sin dejar de recordar, observando a través del recuerdo. Amores encerrados, enterrados en horizontes tan inmensos, olvidando que mañana no sera igual que hoy o ayer.

A veces las piedras dejan cicatrices en el camino, si el corazón arde, es un misterio que quita hasta el aliento, cansado de sufrir y de fingir, dejando que ignoré esas sensaciones que te deja la soledad, intentando huir. Cuando el adiós es prohibido, no hay más remedio que aceptar lo que el corazón ha decidido. Compartiendo la existencia, siendo indomable mientras fumas un cigarrillo, filosofando sobre tu mascara de acero, que se esconde en las circunstancia del silencio…

El misterio del adiós se manifiesta en la poesía que escribe el corazón suicida que quiere dejar todo sin dejar rastro…

Cuando el adiós arde y es indomable, siempre se buscará a un culpable.