¿Cómo se pudo acabar todo?

0

Ya han pasado meses desde que decidiste terminar, cada noche lucho contra mí para no llamarte, no escribirte, quisiera dejar de pensarte, pero mi mente aún quiere recordarte… Desde que te fuiste, dejé de ser sincera con el mundo y conmigo misma, pues me he encargado de asegurar que estoy bien, que ya te olvidé, te superé, que ya no te quiero, que en realidad no me importas, que sólo fuiste un juego, alguien que sólo me hizo perder mi tiempo; pero no es cierto todo es mentira, yo aún te amo.

Esta noche ya no pude más, me rompí otra vez como cuando te fuiste, te volví a llorar como lo hice aquella noche mientras terminaba nuestra historia, ya no puedo ir por la vida fingiendo que no me dueles, que no me importas. Pese al tiempo que ha pasado, no puedo dar con la razón de por qué pasaron las cosas así, cuál fue mi error para que decidieras dejarme. ¿Cómo puedes dejar de amar a una persona en tan poco tiempo? ¿Cómo olvidar todos los recuerdos?, sigo preguntándome por qué no pude llegar a ser lo que esperabas, pensé que teníamos una buena relación, que éramos un buen equipo juntos.

Pero un día alguien quiso hacerme un favor, quiso abrirme los ojos diciéndome que me engañabas, que estabas con alguien más, nunca creí, me negué; llegó el día en que me tocó verlo y aún así dudé en creerlo, sólo pude verte con ella, todo pasó tan rápido que tú no te diste cuenta que me encontraba atrás y mientras tú disfrutabas el paseo, yo salía llorando. No podía creer que eras de los que engañan, de hecho, cuando terminaste conmigo, dijiste que no era por otra por la que te alejabas de mí, decías que era porque habías dejado de amarme, que pensaste que yo no te amaba más, así que no querías sufrir y dejaste de quererme, esa fue tu gran excusa, pero poco tiempo después descubrí que sí fue ella la razón.

Quisiste más a ella que a la persona que estuvo contigo en tus peores momentos, a la que te conoce todas tus facetas. Si lo hubieras dicho, seguro lo hubiera entendido, pues nadie está con alguien a la fuerza, pero lo negaste, ahora las venas me arden de ira, siento que te odio y me hierve la cabeza por cada recuerdo, porque no tuviste el suficiente valor para decírmelo de frente,  fuiste cobarde para esconder la realidad y sólo mentir para que tú no te sintieras mal. Pero al mismo tiempo me doblo, el odio desaparece y regreso a quererte con fuerza, te extraño y me siento vulnerable.

2

Estando sin ti pude mantenerme tranquila, fría, esa emoción que sentía al pensarte casi desaparece por completo, parece que ahogué las mariposas que alimentabas con tus besos, tus palabras, tus abrazos y tus caricias, pero el verte aún me hace temblar y ruborizar, pues de verdad me enamoré de ti. Creo lo peor de todo es verte todos los días en el salón viendo cómo entre descansos corres a verla a ella, lo que antes hacías por mí. Hoy me siento agotada de fingir que todo está bien, que no me haces falta, que a pesar de todo, sin ti podré seguir coloreando corazones; ya no quiero pensarte, quiero borrar esas ganas de abrazarte, ya no quiero pensarte, ya no quiero amarte, sólo quiero olvidarte, pero, ¿cómo olvidas lo que sin duda alguna fue lo mejor que te pasó?

Me siento a la mitad, sé que no puedo depender mi felicidad de ti, pues lo era antes de conocerte, pero el estar sin ti me hace sentir vacía, incompleta, con ganas de estar contigo otra vez. Alguien nuevo llegó a mi vida, pero inconscientemente las comparaciones contigo no se hicieron esperar, no veo al amor con claridad, pues nada se parece a ti, nada me hace sentir plena, nada me hace sentir como tú, tú eras el único que llenaba ese vacío que se encuentra dentro de mí, tú completabas mi ser.

3

El pensarte me hace mucho daño, me hace estar mal y me recrimino el no poder olvidarte, el pensar que si volvieras, te perdonaría el haberme dejado así, el haberme cambiado por ella, porque sé que regresarías porque me quieres, pero sé que el que falló fuiste tú y que no vale la pena sentirme así, no vale la pena seguir sintiendo esto por ti. Trato de ponerme todos los días ese coraje que me haga olvidarte, pero las ganas de abrazarte, las palabras de amor que me faltaron por decirte y los besos que hay en mis labios no puedo meterlos en un baúl, pues está lleno con tu recuerdo y con el amor que me faltó darte, entonces dime tú: ¿En dónde pongo esas ganas de seguir queriéndote? ¿Dónde pongo esas ganas de amarte hasta el final? Si tú te has ido y todo lo perdí, no me enseñaste a estar sin ti.

No sé si llegue a superarte y algún día de verdad sienta esa fortaleza que finjo tener; de lo que sí estoy segura es que eres mi primer amor y nunca te olvidaré, tuve otras parejas antes de ti, pero con ninguna sentí lo que yo siento por ti. Sé que tendré más novios que me van a querer como yo te quise a ti, pero tú me enseñaste a amar…

Por ti conozco el sentimiento que desprende la palabra Amor.