¿Cómo has hecho para olvidarme?

0

Ha pasado tan poco tiempo de nuestro adiós. Lo último que supe de ti fue hace unas semanas: estabas con una nueva chica. Y yo me pregunto, ahora: ¿Cómo es qué paso?… Tal vez ella, al igual que tú, se aferra rápidamente a ti porque también quiere superar su soledad.

Por mi parte, yo aún pienso en nuestros buenos momentos, en las miles de anécdotas de las que fuimos protagonistas, de esos días llenos de alegría. Fuimos muy felices, ¿Recuerdas?… Yo sí lo recuerdo, aun existen, ¡Cómo ha sido posible que tú, ya los enterraras!

No tengo idea de cómo fue que has logrado olvidarme y seguir tú camino sin reparar en mi. ¿Cómo lo haces?, ¿por qué no me diste la receta para olvidarte? De verdad no hay poder humano que me convenza, de que ya me has olvidado, se que tu vida hoy, es sólo apariencia y que aún no me superas, de hecho, quiero pensar que estás arrepentido y me echas de menos, más, incluso de lo que yo te extraño a ti.

Yo no puedo olvidar tu cara al verme, cuando sonreías y me decías que me amabas. No puedo superar el impulso de revisar mi celular esperando un mensaje tuyo; ¿cómo hiciste tú para no extrañar mis saludos animosos y cariñosos que a diario te dedicaba?, ¿cómo dejaste de necesitar mis palabras de aliento en tus días tormentosos?, ¿mis mensajes de buenas noches?, esos que, eran los últimos que leías antes de dormir… ¿Cómo lo hiciste?

Me reconozco débil, porque mis pasos aún son torpes al caminar este sendero sin tu compañía, estoy volviendo a levantarme y aprendiendo a caminar. Mis palabras todavía son balbuceos frente a nuevas oportunidades de conquista. Aún soy arisca ante la caballerosidad y los galanteos.

Sin embargo a ti, te imagino seguro, te imagino fuerte y vuelto a enamorar. Te pienso dispuesto a recibir halagos y a darlos sin problema. A veces incluso, creo que haces hasta lo imposible por borrar mi recuerdo y echarme de tú corazón, así como si fuese una cosa inservible, algo que no tiene ningún propósito de ser o estar. ¿Acaso me equivoco?

Por favor, dime: ¿Cómo has hecho para olvidarme? Cuando estuvimos juntos me aseguré de hacer uso de palabras exclusivas, quizá simples, pero con mi propio toque. Muchas de ellas no volverás a escucharlas y si por alguna razón sucede, no querrás oírlas de ella, porque son nuestras, de ti y de mí. Dime que eres consiente de eso.

girl-in-love-55176-300x195

Al ir por la calle tomado de la mano de ella, ¿notas que nuestra estatura es distinta?, ¿notas que la textura de nuestras manos no es la misma?, ¿notas que mis pasos tenían su propia cadencia?, son detalles que probablemente no quieras percibir, pero sí lo notas. Sé que es así.

Has comenzado una nueva aventura, pero lo has hecho demasiado pronto, y por ello, llevarás lo nuestro a cuestas. ¿Ella te hace ver que hiciste lo correcto al dejarme?, ¿acaso has podido amanecer de un día para otro con el carrete de mi recuerdo rebobinado y listo para reutilizar?, ¿qué será lo que escribes ahora en él?…

Te pienso volviendo a contar tu vida, poniéndola a ella, al tanto de lo que te gusta y lo que no. ¿Sabes? De hecho te veo haciéndolo, pero te intuyo cansado. Mi sexto sentido me dice que sabes muy en tu interior, que ésta tampoco será la última vez que lo hagas.

Estás iniciando tu nueva historia, feliz… ¡claro! estás nuevamente enamorado, pero… ¿Cuánto te durará?. Yo, contrario a ti, estoy yendo lento, no llevo prisa de rehacer el camino. Soy más astuta, quiero aprender de la caída; si me enamoro en este momento, no estaré segura de que funcione, porque aún te pienso, aún no te supero.

No te engañes, tampoco tú me has superado, pero no supiste estar solo, eres muy egoísta y no puedes darte atención a ti mismo. No fuiste capaz de padecer nuestro duelo; ¡yo morí en tú vida y tú en la mía! ¿comprendes?… Eso es un duelo, ¿por qué no lo respetaste?, ¿por qué me haces pensar que fui una relación más?, una relación sin ningún significado.

¿Hacía falta que iniciaras una relación tan prematura? Lo único que me demuestras con eso,  es miedo, miedo a la soledad, nunca has sabido darte un tiempo entre relaciones, y la nuestra claro, no fue la excepción.

Ahora comprendo que esa es tú estrategia. Lamento decirte que jamás te funcionará. Difícilmente me estarás echando de menos estando ella a tu lado, ya que aquello que tenías conmigo, ahora lo tienes con ella, pero es muy pronto y notaras la gran diferencia.

Me duele mucho comprender y asimilar que no hayas analizado nuestra historia, que no te hayas tomado el tiempo de sentir mi ausencia, de echar de menos los días, conmigo a tu lado.

Me lastima mucho tu decisión, sin embargo, no puedo hacer nada para cambiarlo. Aprenderé de tu proceder y sabré tener respeto por mis parejas posteriores; todas merecen ese tiempo de duelo, ese tiempo de reparación.

No se trataba de tenerme lástima pero, por el amor que una vez sentimos, era lo menos que yo merecía. Lo menos que nuestra historia merecía.

croppedimage900637-11-300x212

Yo esperaré a que se pose frente a mí, esa inusual magia que vuelva a encender mi corazón; estaré sana entonces, me enamoraré nuevamente y pondré mis ilusiones en un futuro mejor.

Así, como lo has hecho tú, pero con un mejor plan, uno que vendrá desde la mejor de las estrategias; la que viene desde el impulso que tomas, una vez que llegas al suelo donde caes, y que sin duda alguna, es un impulso que renovará mi corazón, renovará mi persona y me preparará para lo mejor.

Por: Laura Calderón