¿Cómo fue que no pude darme cuenta?

0

Tras tu partida, creí que el mundo se acababa, que me arrancaban el pecho y me lanzaban fuego, al menos eso creí…
Eso es lo que sucede cuando todo se desmorona, pierdes algo muy preciado, pero que pasa de nuestro valor. Yo no me di cuenta de todo lo que di hasta que terminó.

Horas infinitas de compañía, apoyo incondicional, pláticas interminables, defenderte hasta morir, eso es lo que yo di, y por supuesto algo de lo que quería recibir.

¿Qué falto? ¿Qué no hice? O ¿qué hice mal? Es lo que nos cuestionamos día y noche, matando nuestro cerebro, pidiendo respuestas… las cuales están en nuestro subconsciente, donde no volteamos a ver o mejor dicho a pensar.

Detente a pensar, quizás no fuiste tú. Quizás tu cariño es de una talla tan grande la cual nadie soporta, quizás tu estas dispuesto a dar todo lo que está a tu alcance, con tal de hacer feliz a los y las que quieres. Quizás fue egoísmo de la otra persona, o quizás eres muy bueno para quien está o estuvo a tu lado.

2

Es difícil dejar de aferrarse, y mucho menos dejar a un lado la esperanza de que quizás volverá, quizás puede ser que se de cuenta que te quiere y muchísimo. Quizás pueda… quizás y seguramente no.

Si intentaste todo, diste todo lo que estaba en tus manos, amaste con locura pero no existió esa valentía de internarse a conocer el demonio que guardas adentro, ¿por qué estás triste? El dolor es inevitable, pero es cuestión de nosotros que nos afecte, el no ser tan apegado a los recuerdos, el cerrar todo ciclo y no permitir que jueguen con nuestros sentimientos, los cuales lo mas seguro y no mentiría, hicieron tan feliz a quien tuvo la suerte de conocer a tu belleza interior.

No caigas, no caigas ahora por favor… menos cuando puedes volverte mas fuerte.

Mucho menos cuando sabes que le quedaste grande a ese amor. ¡Un abrazo!