Aún no existes y ya te amo…

0

No es una carta… Son unas simples letras escritas para ti que aún no existes,  es el anhelo de hablarte cuando estés dentro de mí.

Se supone que aún no existes, bueno, al menos para el mundo porque para mí ya estás muy dentro de mi corazón; jamás pensé amar a alguien sin siquiera conocerlo.

Y tú mi futura hija, eres la personita que me ha demostrado que esto es posible, tu papá que aún no es mi marido (espero no tarde tanto ese detallito) y yo te deseamos con todo nuestro corazón, no sabes cuánto bromeamos con mi pancita creyendo que estas ahí, quizás pienses que estoy loca pero es la locura más cuerda que he vivido a parte del amor de DIOS y el amor hacia tu papá.

Es que eres la nena de nuestros sueños, eres la personita que deseamos que llegue a iluminar más nuestra vida, sé que DIOS te enviará pronto, no sé cuándo, pero estoy segura que tendrás la sonrisa de papá; es encantadora, eso te lo aseguro te conquistará como lo hace conmigo, tendrás mi nariz eso lo sé serás hermosa, tus labios serán los míos discretos, como lo es este amor que te tengo en silencio, tu cabello ya lo imagino será negro y quizá quebrado como el de papá o lacio como el mío, tus ojos serán hermosos, tendrás las pestañas de papá largas y chinas, creo que me emociono demasiado dibujando en mi mente cómo serás; pero ya te veo crecer en mi vientre dando lata con antojos que papá tendrá que concedernos.

¿Qué puedo decir cuando al fin estés en mis brazos? tengo miedo porque no sé cómo tratar a un ser que ya será parte de mí toda la vida. ¡DIOS!, me atemorizo pero a la vez me da valor el saber que no estaré sola, tu papá estará ahí siempre con nosotros, que no estaremos solas, que trataremos siempre de enseñarte lo que es correcto, dejaremos que tropieces para que aprendas que siempre que caes puedes levantarte, que los rasponcitos de la vida sólo son eso rasponcitos que nos enseñan a ser fuertes.

Tú eres el milagro y la bendición que estamos esperando con todo el corazón, la bendición, la personita que cambiará nuestra vida. ¿Qué puedo decirle a mi DIOS? sólo que me conceda ser tu madre y prometo que te amaré con todo y sobre todo, pero jamás dejaré que mi amor te lastime o te haga mal, al contrario buscaré siempre tu crecimiento para que seas un ser humano invaluable y extraordinario y no sólo yo,  sé que papá también pondrá de su parte; y cuando llegue el día que tu estés dentro de mí podré decir: bendito sea mi DIOS QUE HASTA AQUÍ NOS HA AYUDADO Y BENDECIDO.

No sé cuando llegarás, no sé la fecha ni la hora, pero sé que tienes tu momento porque todo lo que se desea debajo de la tierra tiene su hora y tú ya estas destinada a ser parte de mí.

Bebé…  Aún no existes y ya te amo.

Jackie Ra.So