21.3 C
New York
viernes, julio 30, 2021

No será fácil… pero olvídame

No es tan fácil, te lo advierto. Sé que planeas olvidarte de lo nuestro: eliminar esas canciones que te recuerdan a mi, tirar a la basura nuestros recuerdos, borrar los mensajes, romper las cartas… sé que llorarás hasta que sientas en la ultima gota derramada que te depuras de mi. Las personas están acostumbradas a aferrarse a estúpidos recuerdos, aun cuando estos ya no tengan futuro, y por eso te admiro. Admiro la manera y el coraje tuyo para hacerlo, para intentar olvidar. Pero no es tan fácil. ¿Sabes Por qué?, porque los recuerdos puros están en la mente, no en lo físico. Porque no son las cartas o las canciones, es el valor que en ellas ponemos. Es la esencia, es el anhelo esculpido en la mente.

No podrás detener lluvias en días nublados o estar cien por ciento seguro de que las tonadas de aquellas canciones no sonarán a lo lejos. No podrás destruir esos lugares en los que me miraste a los ojos, ni evitar observar para siempre aquella luna con la que tanto me comparaste.




No podrás impedir cruzarte con aquellas personas que podrían saber algo de mi, ni de manera inconsciente no comparar algunas actitudes mías, que tanto te encantaban, con las de nuevas personas con las que intentes salir.

No es fácil, claro, tampoco imposible. Admiro tu coraje, pero después de lo vivido, tu esfuerzo parecerá en vano, y aún así, no te rindas: Olvídame.

Yo te ayudaré evitando cruzarme en tu camino. Evitando llamarte o preguntar como estás. Olvídame. Reúne aquellas fuerzas eternas y optimistas, y olvídame. Que tu fuerza de voluntad sea más grande que lo que alguna vez hubo entre nosotros.  Déjate seducir por otras miradas, acaricia otros rostros, besa otros labios; hazlo sin recordar, sin dejarme entrar en tu mente.

Di que ya me haz olvidado, presúmelo a quienes sabían de nuestra historia y puedan venir a contármelo. Grita que eres feliz, que te enamoraste de alguien más, que no recuerdas ni mi nombre.

Pero te daré un ultimo consejo: Para olvidarme, debes dejar de amarme u odiarme, debes sentir nada hasta por mi más vago recuerdo. Para olvidarme, no debes sentir ni una gota de cualquier emoción al, por error, recordarme. No es el eliminar canciones o romper cartas, es el ya no sentir nada al escucharlas y leerlas. No es destruir lugares, es caer en cuenta que sólo son eso, lugares… lugares con mil historias y  ninguna a la vez. No es cortar lazos con quienes puedan saber algo de mi, es hablar con ellos y no tener la tentación de preguntarles como me encuentro.

Y es que a fin de cuentas, no es querer olvidar… es mas bien olvidar, sin que te des cuenta. Es Olvidar, sin querer realmente hacerlo… No es tan fácil, pero Olvídame.




Mayeli Tellez
Cuando te sientes feliz, triste, confundido, enamorado o con el ánimo por los suelos, el hecho de saber que en alguna parte del mundo hay más personas pasando y sintiendo lo mismo que tú, ayuda a aclarar la mente... o cuando menos a no sentirte sólo al estar inmerso en aquellas emociones. No hay nada más gratificante que encontrar las palabras exactas que describan lo que sientes, que te permitan expresarte y hacer saber a los demás lo que piensas. Disfruta cada letra, haz tuya cada palabra y pon tu mente a volar.

Related Articles

Stay Connected

- Advertisement -

Latest Articles