Añoranzas de lo que pudo haber sido y no fue…

0

Quiero que leas esto. Cómo dueles aún y aún siento un nudo en la garganta cuando me acuerdo de ti, lo siento pero es inevitable no pensarte, hay días en los que no te me apareces en ningún pensamiento, pero antes de dormirme apareces tal cual como esos fantasmas.

He tratado de olvidarte tantas veces que ya hasta me olvidé de olvidarte; es verdad, antes de ti hubo alguien más, alguien con quién compartí más cosas, más tiempo… En fin más de lo que tuve de ti, pero, ahí está, tengo más de ti en mí que de cualquier otra persona. Será porque fue tan efímero eso de los 2 y me quedé con ganas de saber más de ti, de conocerte más, de saber qué hay detrás de esos hermosos ojos de color café que cada vez que los miro me entorpecen.

Es tanta mi necesidad de verte,  juro que me gustaría encontrarte cada vez que camino por las calles, pero cuando te tengo cerca no tengo la valentía de mirarte ni siquiera a los ojos, porque tengo miedo de mí misma, de no resistirme ,perder el control y lanzarme a tus brazos y envolverte en el más dulce de los besos para que sientas que es conmigo con quien debes estar; y como sé de lo que soy capaz, prefiero evitarte.

Para ti no es un secreto lo que causas en mí, yo misma me he encargado de hacértelo saber, también sé que al escribirte esto, estoy mandado al carajo una vez más a mi dignidad, pero esto no me hace ni más ni menos mujer.

vamos-a-caminar-tomados-de-la-mano-al-altar

No sé cuáles serán tus expectativas de mujer ideal para ti y saberlo relativamente no me quita el sueño, pero lo que sí tengo claro es que yo no lo soy, me lo has hecho saber tantas veces. Lo que quiero que sepas y que nunca olvides es que yo te quise y mucho y no te quise por los momentos ostentosos que vivimos juntos, te quise cuando estabas ausente, cuando ignorabas mis mensajes, cuando te importó un pepino lo que te escribía, te quise a ti, no a tu título de profesional que tienes, ni a las cosas que tienes o puedes llegar a tener. Te aclaro, si tú fueras el chico que sirve los cafés en un bar y hubiéramos tenido la oportunidad de conocernos, yo igual hubiese perdido la cabeza por ti.

Para terminar con esto, yo te quise y creo que aún queda algo de eso en mí, siempre tengo la incertidumbre de saber de ti y a diferencia de a otras personas que les deseo hipócritamente que les vaya bien, a ti sí te deseo lo mejor; que Dios si te bendiga, que todo lo que te propongas hacer sean cosas llenas de éxito, recuerda que mientras yo pueda estaré pendiente de ti aunque estemos lejos, sigues siendo una de mis tantas preocupaciones, ocupas y ocuparás el mejor de los lugares. No en mi corazón, sino en mi vida, porque mientras yo te siga queriendo siempre andarás conmigo.

Y como siempre cuando termino algo que escribo para ti, mi firma, la de costumbre:

Por siempre tuya.