¿Algún día seremos felices para siempre?

0

Hoy es uno de esos días en los que vienen a mi mente un sin número de preguntas, muchas de las cuales no puedo o no quiero responderme; por ejemplo: ¿Alguna vez has pensado que haces en una relación que ni siquiera puedes definir? ¿En alguno momento se te ha ocurrido contar el tiempo que pierdes pensando en alguien que no piensa en ti? o simplemente, ¿Qué te lleva a pensar en esa persona?

alone-dark-vintage-fall-lonely-girl-Favim.com-2197708

¿Porqué conviertes a alguien en importante en tu vida cuando tú no eres lo mismo en la suya? ¿Cuánto estás dispuesto a invertir, sintiendo algo por alguien, que apenas te dedica una mirada furtiva?

Cuando decidimos ser parte de una relación estamos dejando parte de nosotros en ello, porque le invertimos tiempo, afecto, pasiones e ilusiones. Hacemos planes e invariablemente pensamos en el futuro, ya sea a corto o largo plazo, en pocas palabras el optimismo se apodera de nosotros. Pero al mismo tiempo nos volvemos vulnerables, sensibles, e incluso en algunos casos, indefensos; somos presa fácil porque hasta hoy, no he conocido a alguien y me incluyo en ello, que inicie una relación pensando en que se va a terminar; que no se van a entender que simplemente no va a funcionar; es decir, no le ponemos fecha de caducidad a nuestras relaciones.

eating_disorders_3_by_naz_x

¿Está bien? ¿Está mal? ¿Deberíamos ser más prácticos y menos románticos en cuestión de amor? ¿Qué tiene que pasar o cuánto tiempo debemos esperar para perder el miedo de enfrentarnos a nosotros mismos y aceptar que nos estamos equivocando, que vamos por el camino incorrecto, que no estamos lastimando al aferrarnos a algo que no es para nosotros?

saltar

¿Cómo o cuándo te das cuenta si estás o no confundiendo la pasión de un momento con un verdadero sentimiento? ¿Porqué insistimos en pensar que algo puede funcionar cuando todas las señales te dicen lo contrario?

Tal vez sea cierto que nos  educaron para eso, que crecimos creyendo que los cuentos de hadas existen, y que algún día vamos a encontrar al príncipe que va a llegar en un caballo blanco para llevarnos a un hermoso castillo, o bien, que van a encontrar a la princesa encantada que está en la torre cuidada por un dragón esperando ser salvada.

6y copia 3

Quizá de verdad somos el producto de una educación ilusionista, que nos dice desde siempre que algún día seremos felices para siempre.

Hoy por hoy he llegado a la triste conclusión de que esa idea es solo eso, un hermoso cuento de hadas que nos contaban para dormir, que no existen los príncipes azules y tampoco somos unas princesas encantadas, somos simple y sencillamente seres humanos llenos de defectos y tratando arduamente de exaltar nuestras virtudes.

autoestima copia

En mí, ya no existe la búsqueda de ese final eternamente feliz, de ese príncipe maravilloso, solo espero encontrar un hombre en toda extensión de la palabra, alguien que sepa con toda seguridad quién es y hacia dónde va, que sea capaz de reírse de sí mismo, de llorar y que viva intensamente el presente, en pocas palabras que sea feliz porque solo siendo felices somos capaces de dar esa misma felicidad a quienes nos rodean.

 

¿Existe? No lo sé, pero quiero creer que sí.