A ti que no te gusta que te llame «amigo»

0

Hoy te escribo a ti, mi amigo:

Sé que no te gusta que te llame amigo, pues tú quisieras ser algo más. Sin embargo, un amigo es esa persona que te habla siempre con la verdad, que te regaña si algo hiciste mal, que te dice las cosas como son y no como las quieres oír, que te da la mano y no te deja caer, que siempre está ahí para ti y tú has sido todo eso para mí, por eso te llamo amigo.

Has estado siempre pendiente de mí, en esos momentos más oscuros; cuando sentí que me encontraba completamente sola y destrozada, cuando mi corazón estaba roto en mil pedazos tú me ayudaste a juntarlos y juntos poco a poco los hemos ido pegando. Eres una persona maravillosa, un gran hombre, fiel, siempre atento, caballero, honesto y directo. Me gusta tu manera de ver la vida, siempre tan trabajador, nunca te das por vencido, siempre quieres más y luchas por tus metas y tus sueños. Para ti el camino tampoco ha sido nada fácil, has atravesado por situaciones complicadas y aunque de pronto te perdiste por un momento, siempre retomas el camino, te admiro. Lo sabes, ¿cierto?

monjitas-a-la-moda-2-450x300

Admiro tu fortaleza, tu entrega, tu pasión por lo que haces, admiro que seas un buen hermano, un buen hijo, un buen amigo. Pero lo que más admiro de ti es ese poder tuyo de apoyarme, aun cuando tu corazón también está lastimado. Aun cuando te encontrabas reuniendo las últimas piezas de tu roto corazón, te diste la tarea de no juntar sólo las tuyas, sino también de ayudarme a mí con las mías y te has esforzado tanto en lograrlo.

Has sido mi confidente, mi apoyo y mi sostén. Mientras yo pasaba mis peores días llorando y hablando de lo que me hacía mal, tú me dabas tu mano, me prestabas tu hombro y escuchabas pacientemente y atento, hablando cuando tenías que hablar y dejándome a mí sacar todo aquello que me quemaba por dentro. Has visto mi lado más vulnerable, te conté de los demonios que me acechaban, me oíste decir malas palabras y aun así, has permanecido ahí junto a mí.

Es por eso que te llamo amigo, perdón, sé que no te gusta ese adjetivo, pero lo eres y estoy tan agradecida de que lo seas.

pareja2-300x180

Siempre he sido honesta contigo, sabes que así soy y que es lo menos que tú te mereces. Aún no logro juntar todas las piezas de mi roto corazón, aún hay heridas que siguen sangrando y por eso no puedo prometerte más, pues tú te mereces todo y por ahora, sólo por ahora, yo todo no te lo puedo dar.

Sé que lo entiendes, pues ya te lo he dicho y como siempre, sigues luchando por lo que quieres. Te lo agradezco de corazón. Gracias por fijar tu mirada en mí, por ayudarme a salir del hoyo en donde me encontraba, el camino aún es largo e incierto y no sé qué pueda pasar después. Lo que es cierto es que te quiero, te quiero, te quiero y mucho.

Te llamo amigo porque a pocos les puedo llamar así y tú lo eres, sin dudarlo lo eres, por ahora eres mi amigo… Quién sabe después.