A ti, mi gran amigo…

0

A ti ¡ MI GRAN AMIGO!

Aún recuerdo el día que llegaste a formar parte de mi vida, al principio no pensé que ibas a ser tan especial, ese amigo con quien yo podía contar en cualquier momento, la distancia y la edad no eran los factores para que esta amistad creciera cada vez más, contigo era fácil reír; yo creo que la distancia y la edad son sólo números, porque a distancia viví contigo una amistad sin esperar nada, sin importar las etiquetas, era sencillo contar contigo.

Llegué a conocerte de tal manera que no necesitabas decirme nada para saber que algo pasaba, esos momentos que pasé a tu lado fueron una gran experiencia y es un recuerdo que se quedará para siempre en mi memoria; llegué a querer tus silencios y a veces entendía lo que me decían, llegué querer tu ausencia y hasta quería tus perfectas imperfecciones.

No sé si a lo corto o largo de mi vida pueda encontrar otro amigo como tú… En un momento de mi vida me sentí importante para ti, pues había detalles que sin decirlo te agradaban de mí, no eres de esos amigos que demuestran sus sentimientos; tal pareciera que no tienes, no eres detallista tampoco expresivo, pero las personas que te conocen de verdad sabemos que tienes tu lado sensible sin decirlo; eres detallista a tu manera, te gustan los detalles, te gustan los halagos, te gusta que se preocupen por ti, eso lo sé porque eres mi amigo.

Sentía que no había distancia ni edad que pudiera terminar con esta amistad, me gustaba verte feliz y que de repente un mensaje te hiciera sentir y saber que eras tan importante; pero hay algo que olvidé decirte, yo hubiera hecho una todo por ti, ¡TODO!

Eres mi mejor amigo y eso te hace especial, conociste el lado malo de mí, así como el lado bueno, ese lado bueno que era fácil mostrarte y mi lado malo que te provocaba cierto rechazo hacia mí; conociste y soportaste mis locuras, esas locuras en las que disfrutábamos estar locos, conocías cada gesto que yo provocaba, me enseñaste que no necesitaba tenerte cerca para sentirte, para saber que estabas ahí cerca, llegaste a ser más amigo que algunos que tenía a mi lado, supongo que nunca nos fijamos en maquillajes ni en marcas para poder etiquetar nuestra amistad.

Deseo a ti, mi gran amigo que la vida te dé siempre lo que necesitas y que nunca te derrumbe.

Pues no lo mereces, me enseñaste que a mi edad aun podía llevar una amistad con alguien joven como tú, eso no te importaba, doy gracias a Dios porque tú estuviste en el mejor momento de mi vida, por un tiempo me hiciste creer que la distancia sólo era una excusa para los que no se atrevían a vivir sus sueños, tenías las palabras mágicas que me hacían pensar que el mundo era mío. Me elevabas hasta lo más alto y tú sabías cómo lograr bajarme, gracias por esos momentos vividos contigo, gracias por haberme permitido mostrarme tal cual era y tal cual soy.

Te quiero mucho amigo, aunque estés lejos, siempre serán mi gran amigo.