A mi mejor amistad

0

Hace tiempo que no hablamos de frente y es que no sólo han sido las circunstancias, también es parte de nosotros la indiferencia. En estos meses de distancia han pasado demasiadas cosas que ignoramos mutuamente, has estado lejos, y yo más ausente. Nos perdimos un poco.

No me alcanzan las palabras para decirte cuánto te he extrañado y aun ahora cuánto te extraño; estás en mi mente todos los días, aunque no te hable o escriba, porque para tener una amistad firme, como la nuestra, basta con recordar al ser querido. ¿Sabes? En cada momento que no podía encontrarte a mi lado, le platicaba a nuestros recuerdos cada instante triste por el que atravesaba, si estaba afligiéndome algo, o si por el contrario, estallaba de felicidad, tú eras la primer persona en llegar a mi mente. Permaneces.

Creo que, cada día, extraño más tus hábitos, esos que me rondaban y hacían reír a carcajadas, o cuando me secabas las lágrimas ayudando a llorar tristezas; quizá más que extrañarte, te necesito, sí, te necesito en mi vida, urgentemente, desesperadamente, ansiosamente, necesito verte y sentir tu mano tomando la mía, haciéndome invencible, como antes… Sé que estás siguiendo tus sueños, al igual que yo, vas a tu tiempo buscando lograr cada ideal al cual te has aferrado y no lamento habernos «separado», esto es parte de nuestra vida, por eso, estoy feliz.

Sé que más que una carta de agradecimiento, esto se asemeja a una carta de amor, pero te preguntaré: ¿Cómo se puede hablar de amistad sin invocar al cariño provocado por ti? Sí, imagino tu cara, pues también suena a despedida…

Y créeme, esto dista de ello, porque apenas es el inicio de una nueva etapa para nuestra amistad.

P.D. Te quiero… En mi vida de nuevo.