8 cosas que aprendí cuando me di cuenta que no lo amaba…

0

Sí, yo era una de esas chicas que era definida por la relación en la que estaba. Para mi familia, amigos y seguidores tenía la relación perfecta. Trabajábamos juntos, vivíamos juntos, dormíamos y cocinábamos juntos. Yo tenía 18 años cuando me mude con él y 23 cuando me di cuenta que no lo amaba. Pasamos 5 años juntos y me tomaron justo esos cinco años darme cuenta que no lo amaba… que nunca lo había amado.

Recuerdo el tembloroso dolor físico mientras mi mundo se caía a pedazos, mi vida entera había sido él. Teníamos una casa juntos, cada pieza de mi vida estaba unida a él y me di cuenta que no lo amaba y él tampoco me amaba. Sólo éramos un pareja, un par, dos piezas que encajaban perfectamente pero que no tenían el resplandor suficiente para fusionarse. Nuestro romance carecía de amor y me tomó demasiado poder admitirlo, pero no crean que me alejé de esa relación sin haber aprendido nada sobre el amor, aprendí  más del amor al no amarlo, aprendí más de lo que pude haberlo hecho amando a alguien más.

  1. Las mariposas en el estómago significa algo.

Y nunca las sentí estando con él. Nuestros besos, abrazos y bailes lentos nunca tuvieron esa excitante y física sensación en el estómago que tanto anhelaba, mi cabeza no daba miles de vueltas cuando dijo por primera vez que me amaba, mi corazón no se detuvo cuando nos besamos después de haber estado mucho tiempo separados. Esas mariposas en el estómago significan algo, es esa confirmación física de los sentimientos que tienes hacia alguien, y la ausencia de esa sensación también significa algo. No ignores cuando no está ahí.

  1. El sexo no debería ser una tarea

Yo siempre he sido muy sexual, siempre tuve un alto deseo sexual y mi novio no; tal vez sólo era yo o tal vez no obteníamos lo que cada uno deseaba en la cama pero el sexo siempre fue sólo una tarea más. Lo hicimos… y muchas veces pero nunca fue divertido, nunca fue romántico como en “Diario de una pasión”, el sexo no debería de ser un acto mecánico y aburrido. Si no hay pasión en la cama… entonces ¿en dónde más la hay?

  1. La mejor relación no es siempre con tu mejor amigo

Él era mi mejor amigo, pasamos por muchas cosas juntos. Sabía todo sobre mí… sabía demasiado. Nunca había un aire de misterio entre nosotros, teníamos ese mutuo entendimiento pero resultaba aburrido. No éramos parecidos, pero aceptábamos cada uno de nuestros malditos defectos y nunca intentamos cambiarnos; pero la persona con la que estás debería hacerte desear ser una mejor persona, nosotros no teníamos eso. Aceptamos lo terribles que éramos y nunca nos esforzamos por ser mejor el uno para el otro. Siempre fuimos buenos amigos, pero sólo amigos al final de cuentas y la amistad no hace a la mejor pareja.

  1. Confía en tu instinto

Muy en el fondo sabía que no lo amaba, cuando dije “Te amo” no lo sentí correcto, fue raro y forzado, lo sentí extraño y para nada natural, pero sólo asumí que algunas veces así se sentía el amor, no llegaba tan fácil y en su momento crecería, ¿verdad? , y tal vez si repetía “Te amo” lo suficiente, al final terminaría sintiéndolo de verdad, Jamás puedes forzarte a amar a alguien. Tu corazón es una entidad totalmente diferente a la mente, jamás le harás creer algo que no es.

  1. Nunca deberías tener dudas al decir “Si”

Cundo me pidió que me casara con él, mi primer pensamiento fue “no” pero mis palabras fueron “si”. Él lo hacía porque llevábamos tres años de vivir juntos, era lo correcto ¿no?, pero no había nada de especial en su propuesta. Tan sólo era un simple “Aquí está tu anillo”, el realmente no lo sentía y mucho menos yo; pero ambos dijimos que si porque pensamos que teníamos que hacerlo. Si realmente hubiéramos estado enamorados no hubiéramos tomado nuestro compromiso tan a la ligera.

  1. Está bien decir “No”

Lo que me lleva al siguiente punto, está bien decir “No”. Está bien darte cuenta que tú y la persona con la que has pasado mucho tiempo no son el uno para el otro, y está bien renunciar a algo que en realidad no existe. Sí… incluso si no lo amas, dejarlo ir va a doler. Terminar con alguien nunca es fácil o divertido pero tampoco lo es estar con alguien con quien ya no tienes ningún lazo especial.

  1. Cuando te enamores lo sabrás.

El amor no debería de costar trabajo, no debería ser raro, forzado o hacerse esperar, cuando te enamores simplemente lo sabrás, no lo cuestionarás ni te preocuparas si llega tarde; simplemente estará ahí, fuerte y pleno. El amor es tal y como lo esperas y si no sientes las mariposas en el estómago, la seguridad y el “muy en el fondo sé que lo amo” no estás enamorada.

  1. Está bien no estar enamorada.

Por mucho tiempo pensé que tenía que estar enamorada para tener una vida plena pero forzando el amor nunca lo iba a lograr y fingirlo era peor. Estar enamorado… de verdad amar alguien es maravilloso pero también está bien no estarlo. El mariposeo, las vueltas en la cabeza, el corazón acelerado ya llegarán en su debido momento; sé paciente, el amor vale la pena la espera. Y no va a llegar a tu conveniencia, no puede planearse u obligarlo a crecer, sólo se mostrará inesperada y hermosamente; siempre y cuando tengas el coraje para decir “no” a las relaciones y que personas que no son correctas para ti.

Fuente: Thougtcatalog.com