Yo aquí y tú allá…

0

Me encuentro aquí a una gran distancia, probablemente a tres horas de recorrido en auto por la carretera. Y allá estás tú, seguro sonriendo; me encanta tu sonrisa, me encanta cómo se hacen más pequeños tus ojos en el momento en que decides que algo es muy gracioso.

El simple hecho de no tenerte a mi lado, de no poder mirarte a los ojos, lo odio. Pero odio más el imaginarme tus gestos cada vez que hablamos por teléfono, imaginarme el arco que se forma en tu boca cada vez que ríes, el desvío de tu mirada cuando estás nervioso y no puedes sostenerla hacia mis ojos.

Sí, te extraño, y no puedo esperar el día en el que te volveré a ver. Cada vez que me despierto anhelo que el día de mañana sea el mismo en el que podré verte, el día en el que podré darte cada una de las cosas prometidas, todas esas que hemos escrito en esa lista, tan larga, que ya parece un pergamino antiguo.

Te imagino tocando tu guitarra, cantándome cualquier canción que se te venga a la mente, porque tú y yo sabemos que con cualquier frase que se introduzca en tus oídos aparece una canción en tu cabeza, y así, tan rápido llegue, comienzas a cantarla, después te ríes prometiendo que dejarás de hacerlo, pero a mí no me molesta, en absoluto, escucharte; también te imagino jugando con tu perro, imagino las gotas de sudor que resbalan por tu frente cuando vas a dar un paseo en bici, cuando juegas basquetbol o simplemente cuando realizas caminatas bajo el sol.

tumblr_lt87brI2aE1qjmsymo1_500_large

Cuando escucho tu respiración a través de las bocinas del teléfono me da una serenidad enorme, me siento en paz, calmada, relajada, me ayudas a olvidarme de los problemas que a mi alrededor me sofocan. Es como si bloquearas todos mis pensamientos negativos, como si me hicieras ver que las cosas no son tan malas como se presentan en mi mente, como si fuera realmente algo mágico.

Pero aún faltan algunos cuantos días para mirarte de frente y no sabes cuánto anhelo. Espero que tú también desees estar conmigo, abrazarme y decirme al oído:

“Te extrañé”.