¿Y si digo que te quiero? ¿Y si digo que te quiero? – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en marzo 7th, 2016 | by Débora Carrasco

0

¿Y si digo que te quiero?


¿Y si digo que te quiero? ¿Qué responderías?

¿Me alejarías? ¿Me corresponderías?

¡Qué difícil situación! ¡Qué amarga esta agonía!

Porque comenzar a sentir algo por alguien siempre será sorpresa, intriga, miedo y mucha emoción, las mariposas del momento, las sonrisas sin motivo, las canciones que hablan de amor. Porque será bonito sentirlo, porque lo extrañarás cuando estés lejos, y porque sonreirás de sólo pensarlo.

Es difícil querer, pero es más difícil no aceptarlo. Es fácil sentir, y con el tiempo el cariño se vuelve más grande, pero también es cierto que el cariño hacía alguien sólo crece cuando va creciendo en el corazón de la otra persona. Sin cierta reciprocidad no hay amor. ¿Qué esperas para decirme que me extrañas de repente? Que tal vez también esperas un mensaje de buenos días, o un ¿qué tal tu día? A media mañana. Soy una persona normal, común y corriente pero con un gran corazón.

Sé querer bien, sé querer bonito, y sé cuidar a las personas, lo que no sé es disimular. Disimular las sonrisas cuando sé de ti, disimular la emoción cuando escucho tu voz o cuando por casualidad alguien menciona tu nombre.

No sé ser yo sin ser feliz. No sé ser yo sin pensarte un poco. Y no sé querer sin poder demostrarlo. De a poco, tampoco empalago.

Soy de las personas que querrá conocer todo de ti, desde lo más aburrido a lo más chistoso, desde aquella vez que lloraste, de tus momentos más tristes y tus triunfos más grandes. Soy quien reiré contigo porque en verdad me causa gracia y no por compromiso, y si algún día vamos caminando y tropiezas accidentalmente me reiré pero aseguraré primero que estés bien.

Te puedo contar de mi libro favorito, y querré que opines también de lo que escribo. Te llamaré alguna noche cuando no pueda dormir, y necesitaré que me alientes cuando ande un poco triste.

No sé ser yo sin hablar de todo. Seré quien te regale un chocolate sin ser un día especial y quien te cante una canción aunque no sepa cantar, y ¿sabes? También bailaré contigo, aunque debo de confesar que no sé bailar, pero por ti olvidaría que soy torpe y simplemente me dejaría llevar.

 

No espero nada de ti. Es mejor sorprenderse a decepcionarse, y con un simple “buenas noches que descanses” me puedes hacer muy feliz.


 



Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑
  • ¡Síguenos en Facebook!

  • Anuncio