Y ahora estoy olvidándome de ti…

0

Te pareció fácil dejarme tirada en el suelo como los calcetines sucios en tu habitación, te pareció sencillo desaparecerme como un plato desechable, te pareció difícil olvidar nuestros recuerdos juntos, te pareció más sencillo aún salir con alguien más, te pareció fácil haberme «olvidado», te pareció fácil dejar de hablarme, de escribirme, de llamarme… Todo esto fue algo sencillo para ti, hasta que según me diste a entender que te habías olvidado de mí.

Te parecieron sencillas todas estas situaciones, pero lo extraño es que cuando estás cerca de un lugar al que solíamos frecuentar giras la vista y lo ves, nos ves a los dos sentados riendo; y aunque no lo quieras, aún sigue colgado el póster que te regalé de tu banda favorita, porque amas esa banda, pero en el fondo aún me amas a mí.
Te parece tan fácil dejar botados los recuerdos, las cartas, el amor, los besos, las caricias, y mi alma… Pero no te será sencillo deshacerte de todos.
Créeme que mi recuerdo te perseguirá cuando te des cuenta quién era yo en verdad.
 A mí me pareció difícil dejarte, entender que todo era el final, sin embargo lo acepté y ahora trato de hacer una vida diferente, una vida sin ti. Me pareció difícil romper tus fotos, borrar tus recuerdos y tirar todo lo que me habías dado, me pareció muy complicado dejar de escribirte, de llamarte… Dejar de pensarte. Pero lo estoy superando.
2
Poco a poco consigo liberarme de ti, de tus recuerdos que aún una vez por mes cuando mis hormonas están locas y los sentimientos se disparan, te pienso y me dan tristeza, pero ya no salen lágrimas de mis ojos. Te he aprendido a soltar, aprendí a dejarte ir, a entender que no eramos el uno para el otro, a entender que nuestro amor no era nada más que sólo un amorío de verano.
Aprendí a dejarte ir y estoy aprendiendo a olvidarme de ti, a decirle a tu recuerdo que no me busque por las noches, porque tengo que dormir, despertarme temprano…

Y hacer mi vida.