Ven… Huyamos al mañana

0

Ven, siéntate junto a mí. Abrázame y hazme olvidar el miedo que da el parpadeo de la suerte. Ven, acércate a mí; susurra a mi oído la canción que calme la angustia de no saber a dónde se llega por este riel.

Ven, acuéstate a mi lado. Hazme el amor una vez más y sujétate a mi cuerpo al zarpar. Y de nuevo, ayúdame a burlar los demonios que se cuelan al llorar; las corazas que juegan a mitigar y el gesto de derrota que se impone cuando se intenta negociar donde ya no hay vuelta atrás.

Ven, la oscuridad es larga y lúgubre. Ven, dame tu mano al embarcar; no confío en estas aguas turbias donde hemos depositado los pedazos de cosas que ayer pisoteamos sin querer. Ven, no procrastinemos más la realización de nuestra visión.

Ven, hagamos nuestras maletas, callemos los ruidos que dañan nuestra historia, consigamos el perdón a nuestros propios defectos, arrojemos una moneda a la fuente, compremos algún mapa, lancemos a la mesa una carta más…

Huyamos al mañana.