Ven, hablemos de todo…

0

Esta noche que por sorpresa nos hemos encontrado, hablemos de todo lo que nos ha pasado; tomemos una copa o un café y quedémonos despiertos hasta el amanecer. Contemos qué ha sido de nuestras vidas, hablemos de todo o de casi todo, sólo omitamos alguna que otra historia que pudiera lastimarnos.

Hablemos de todo y hagámonos sentir que de alguna manera estuvimos presentes en la vida del otro, a pesar de estar ausentes.

Sentémonos y hablemos con calma, sin reproches, sin resentimientos, llenémonos de sonrisas y recuerdos, hablemos de esos sueños cumplidos de las esperanzas inconclusas, las metas alcanzadas, contemos nuevas esperanzas.

Quedémonos como aquellos días platicando hasta ver el sol salir, alimentando al intelecto, debatiendo una opinión. Hablemos de todo hasta que no quede más por contar y entonces guardemos silencio, mirémonos a los ojos como lo hacíamos en el pasado y dejemos que sean nuestras miradas las que nos digan cuánto nos hemos extrañado…