Qué fácil fue quererte igual de fácil que perdert..." /> Una cicatriz más… – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en diciembre 6th, 2015 | by Edith Neri

Una cicatriz más…


Qué fácil fue quererte igual de fácil que perderte.

Cuando conoces a alguien que revolotea y pone de cabeza tu mundo, asumes dos cosas fundamentales aunque no deberían ser trascendentales, la primera es que aquellos planes que te tomó tanto tiempo idear, empiezan a dividirse y compartirse con esa persona. Todo tiene un sentido diferente y te apetece una historia fuera de lo común, una historia de amor similar a pocas que existen que es contada por dos y para dos. Una vida juntos, familia y la muerte que llegaría para ambos juntos en la eternidad. La segunda, el temor que despiertan antiguos recuerdos de “fracasos” amorosos, que te lastimaron y graban en tu mente una oración simple: puede ser mi siguiente cicatriz.

Cuando te conocí, yo opté por la primera opción; decidí enamorarme de ti y escribir una historia. Me amarré las agallas y creé una fortaleza donde tu corazón y el mío estuvieran a salvo. Logré convertir la tragedia en locura y hacerte partícipe del placer del amar. Te regalé mis mañanas y mis sonrisas secretas, esas que sólo son para ti. Busqué entre los recovecos de mi alma para regalarte lo que soy por entero y ser contigo lo que con nadie más soy. Las mejores decisiones me ayudaste a tomarlas tú.

26cc1b003e3e829c078485ffbb383265

Siempre has sabido hacerme sonreír para tranquilizar mis nervios. Me enseñaste lo que es la paciencia y a aceptar el hecho de que soy una “desadaptada”. Contigo descubrí que no sólo yo tengo listas negras y que nunca podré ganarte una discusión, siempre has sido duro y exigente conmigo, pero comprendí que siempre había una preocupación detrás de esas actitudes. Al final del día buscaste protegerme, evitarme un sufrimiento, ahorrarme el llanto, cuidar de mí.

Lo admito, supiste enamorarme de ti.

A tu lado descubrí otro universo puesto que como siempre lo he dicho, tú no eres de aquí. Ni tu sonrisa ni tus ojos bonitos pueden ser comparables. Nadie emite el calor que sólo tu cuerpo cálido puede darme cuando me abrazas. Siempre tan calientito, siempre tan bello tú. Me fascinó tu mente y me iluminó tu ser, esa esencia tuya que emanas desde tu alma. Lo servicial que eres que contrasta con ese carácter tuyo tan fuerte. Siempre tienes palabra a cada asunto, siempre hay algo en ti que decir. Me encanta esa manera de intimidarme, la vulnerabilidad que siento contigo no la sentí con nadie, odio ser vulnerable pero contigo, fue el pretexto perfecto para acurrucarme en tus brazos.

tumblr_m31sbqdWfu1qkt9aoo1_500_large

Pero sin más; ahora que te veo empacar tus cosas mientras estoy sentada en la orilla de la cama que tiene tu calor, ahora que no puedo hacer nada para retenerte después de todo lo hablado, ahora que aún sigues acariciando mi mejilla a ratos y tratando de serenar mi alma, ahora que estoy tan enamorada de ti, me pregunto: ¿Qué voy a hacer sin ti? Cómo sobrevivo a tu ausencia y a mis pensamientos absurdos del lecho que algún día compartirás con alguien más. Cómo voy a dar paso y continuar porque debo hacerlo, si ya te vas es porque ya no me amas y no voy a retener a fuerza, el amor que no se me dio. ¿Qué voy a hacer sin ti y con esta falta de voluntad? No será fácil olvidarte, pues alguien como tú jamás se olvida.

Las historias de amor son historias. Como toda historia, tienen su final; pero este final no era el esperado y no es un final feliz. Una vida juntos, una fotografía ensayada por largo tiempo de lo que podía ser mi vida junto a ti, se ha esfumado con el cigarro que fumas, mientras intentas huir de mí. No se si llorar o pedirte que concluyas. No sé si llorar o pedirte que por favor no te marches.

Necesito que culmine la historia, pero no me gusta el final que veo. No intentes abrazarme, si ese calor que fue para mí ya es una despedida, mejor déjame con aquél recuerdo. Puedo intentar detenerte, pero ya no me amas. Al menos no del mismo modo que yo te amo a ti. Has sido lo mejor en mi vida.

Fue muy fácil amarte, del mismo modo que te perdí.

Fue muy fácil tomar la primera opción para terminar siendo, una cicatriz más.




Publicado por



Subir ↑