Un hombre con corazón de niño…

0

Es momento de comenzar a escribir nuestra historia para saber que ya no hay futuro en nuestro amor y es tonto decir un  “nosotros”, porque ya no lo es y no sé pero tal vez nunca  fue un “nosotros”, es momento de escribir una historia con final, un final que desde el principio ya estaba escrito y si tal vez suene raro y un poco difícil de entender pero así fue.

Nunca imaginé vivir una historia tan increíble, tan soñadora, romántica y a la vez tan dolorosa, desde muy pequeña soñaba con un cuento de hadas, príncipes y familia hermosa, lo clásico que la mayoría de las mujeres sueñan y un día sin pedirlo, sin esperarlo, sin sentirlo llegó; ¿Quién?, no es ¿Quién?, fue ¿Qué?, llegó esa historia.

Ese libro que empezaba a escribir, aunque con miedo empecé a vivir algo diferente, algo que no podía creer, ¿Qué era lo que empezaba a sentir? ¿Qué eran esas ganas de saber de él? De mirar esa sonrisa, sentir su aroma, la sensibilidad de su piel,  esas ganas de recibir un mensaje, una llamada, sentirme importante, amada por alguien, pero, ¿Quién era?, ¿Cómo llegó?, tantas preguntas pasaban por mi cabeza y no encontraba respuesta a ninguna, era alguien que había llegado, en el momento en que mi corazón latía rápidamente supe las respuestas a todas esas preguntas.

No era un príncipe ni un rey, ni actor de telenovela, era algo más, era alguien que cambiaría mi vida, lo supe por la rapidez en la que latía mi corazón, por cómo temblaban mis manos, por cómo su aroma me sacaba suspiros, era raro que mi primer y último pensamiento fueran dedicados hacia esta persona, era alguien pero, ¿Quién? , sí , un humano, un hombre, un guerrero, con corazón de niño, un héroe que sabía que venía a salvarme de algo, aunque aún no sabía bien de qué, pero lo sentía, no tenía lujos, e incluso ni una espada con que defenderme, pero me bastaba con una mirada, un abrazo y un beso para sentirme protegida.

Pero qué era lo que estaba escribiendo, ¿Qué era?, acaso… No, no lo creo, ¿o sí? ¿una historia de amor?, iba a ser esa clásica historia de los cuentos donde todo empezaba mal y terminaban con un feliz para siempre… ¡No¡, no fue así, pero para entender el final, es necesario contar la historia.

Llegó este humano a mi vida en un día cualquiera, un día clásico, pero inolvidable para mí, porque fue el inicio de mi más bella pesadilla. Sí sé que suena un tanto difícil pero así fue, todo comenzó con un beso, el mejor beso que en mucho tiempo no había recibido y es que era su mejor arma para que yo cayera rendida ante sus encantos. Los días a su lado se iban construyendo poco a poco, sueños y más sueños aparecían, descubrir todo el amor en su mirada, porque al mirarlo era como si observara las estrellas llenos de luz, descubrir un hermoso lunar dentro de esos ojos a los cuales ame durante todo el tiempo en el que los pude mirar y así como descubrí el lunar.

Fui muy afortunada al descubrir más cosas de esta persona, empezamos a crear amor, porque sí era amor, por primera vez después de mucho tiempo supe que sí era amor y era increíble sentirlo, esas ganas inmensas de pasar el tiempo junto a él, de crear cosas, soñar juntos, tomados de la  mano sentía que nada lo podía derribar. Ahora sabía que tenía un motivo más para sonreírle a la vida; no lo niego sentía aún miedo por lo que más adelante pudiera venir, pero correría el riesgo, porque algo nuevo se estaba escribiendo y estaba dispuesto a seguir a pesar de todas las piedras que se encontraran en mi camino.

tumblr_ma86b9vTb31r148bto1_500

Pasaban los días y  me sorprendía cómo este hombre se iba metiendo muy dentro de mí, ¿Qué hizo? Para que yo una chica a la que antes no le interesaba amar ni respetar y mucho menos comprometerse en este momento lo estuviera haciendo, ¡Por Dios! Ya no era yo, pero él sacaba la mejor versión de mí y no por que el fuera perfecto, porque no era así. Porque como lo dije al principio no era un príncipe, era un hombre con corazón de niño y tenía muchos defectos pero aún así ganaba lo que realmente importaba y es que vivíamos un amor de adultos con risas de niños, jugando desde aventarse de una cama hasta con peleas de recién casados y eso era lo mágico de lo que estábamos viviendo.

No sabía cuánto iba a durar, no sabía si iban a ser días, meses, años, horas, sólo sabía que en este momento estaba, aunque mi corazón pedía una eternidad en realidad nadie sabía, el tiempo pasaba y cada día descubría la magia de esto; desde un beso, una mirada, construimos sueños juntos. Cosas que nunca imaginé vivir y es por lo que hoy doy gracias y no sólo por lo bueno, sino también por aquellas lágrimas que un día derramé tan sinceras, tan profundas, brotadas del corazón; también fui tan afortunada a que este hombre derramara lágrimas ante mí, porque ahí es donde rompí con lo de “ un hombre no llora” y no es así, un verdadero hombre sí llora, sí siente y eso era un tesoro para mí, aún no descubría cuál era la misión de este hombre a mi lado, lo que sí sabía es que para algo había llegado a mi vida y sabía que sería para algo especial.

No todo era color de rosa, incluso esta historia tenía bastantes espinas, pero había algo que siempre nos hacía continuar, algo que nos unía pero que tal vez nos faltó por descubrir… Este hombre me enseñó a dejar el miedo para entregarme a él en cuerpo y alma y el momento era mágico, cuando amanecía y lo primero que veía era a él a mi lado, lo único que podía ofrecer, era un suspiro desde lo más profundo de mi corazón y es que disfrutaba tanto de esos días en donde nuestras almas se unían y nuestros cuerpos se llenaban de chispas, tan increíble era la conexión.

A lo largo del mucho tiempo compartimos amigos, familia, proyectos, sueños, logros de ambos, discusiones y aunque a veces sintiéramos que nos hundíamos en el río, había algo que siempre nos mantenía unidos, cada día me convencía que quería una vida con este humano y es que sólo bastaba con ver sus ojos para saberlo… Sí ya lo sé… Esos ojos me enamoraron, sabía que el también algo sentía, que también había algo en su corazón que le hacía permanecer a mi lado, cuidándome, protegiéndome buscando siempre lo mejor para mí , aunque en ocasiones ni yo misma lo entendiera, qué más seguía, yo quería una vida, una familia, un futuro con él, pero… Él, ¿Quería lo mismo? ¿Qué buscaba?

Y es que él sabía mis sueños e incluso  me permitía que soñara a su lado, pero había algo que no entendía, que no me quedaba claro, ¿Por qué de repente lo sentía alejado? ¿Acaso era momento de que yo supiera cuál era su misión?, la persona era la misma, pero el hombre con corazón de niño se estaba alejando… No..no… Tal vez era mi imaginación y sólo me hacía telarañas en mi cabeza…

Con miedo continué, no entendía porqué cada vez que yo sacaba mis dudas, la incertidumbre de porque mi corazón sentía algo extraño, para este humano era molesto, sin embargo seguimos el camino juntos… Me sorprendía a mí misma cuánto poder tenía sobre mí y esto ya no me estaba gustando y no porque no lo amara, sino porque dejaba de ser autentica, porque sus errores y los míos ya pesaban cuando antes no era así.

¿Qué sucedía? ¿Qué estaba pasando?, si ya teníamos sueños, planes, pero él no decía nada, aunque no era necesario con su indiferencia mataba… ¿Qué seguía?… Seguía pensando si esto estaba siendo una “historia de amor” o sólo un capítulo en mi vida, me daba miedo pensar que sólo fuese un capítulo.

Así que decidí continuar a pesar de que sabía que algo ya no funcionaba igual y tal vez aquí empieza la parte en la que me aterra empezar a escribir pero hoy sé que sí, que esto fue un capítulo, el capítulo más bello de mi libro y que requiere un final; me cuesta tanto escribirlo porque fue algo diferente, algo que no creí que tuviera final, pero hoy sé que este humano, este hombre con corazón de niño llegó un día inesperado, un día como cualquiera a darme la mejor de las enseñanzas “aprender a amar” y hoy me queda claro que no es nada fácil aprender esto, porque cuesta, porque duele, porque lastima; porque se llora, porque se pierde, pero también se gana, se disfruta, se vive y hoy, hoy sé que esa era su misión, que aunque yo hubiera deseado que este humano continuara su camino junto al mío, sé que no sería así.

tumblr_l3bwz5kWGY1qb1kaao1_500_large

Los dos obtuvimos alas y aunque al principio y durante mucho tiempo volamos juntos, hoy sé que es momento de que él se vaya a seguir volando al igual que yo, me duele y me cuesta mucho entenderlo pero también sé que en realidad no puedo continuar en guerra y al final del camino.

Aunque no lo entienda, sé que el sigue queriendo lo mejor para mí y aunque me pida que lo vea como el peor de los hombres no lo haré, no después de tantas sonrisas y es que aprendí a amar con él; amé a mí maestro, lo que no aprendí es eso que sólo era mi maestro y que tal vez, sólo tal vez él requiere enseñarle a alguien más y yo… Aunque me cueste, yo también.

Es momento de ponerle un punto final a este capítulo, a esta enseñanza, dejar ir a este humano, al hombre con corazón de niño que yo conocí, que fui tan afortunada de conocerlo, de vivir a su lado; me duele perderlo porque me conoce y lo conozco mejor que a nadie y aunque no sé cuánto tiempo tarde en olvidar, ha llegado la hora de seguir amando en libertad.

Tuve un muy buen maestro y sólo me queda desearle lo mejor a este hombre, aunque no fue la manera más bonita en cerrar este capítulo, hoy sé que es por algo y sé que en algún momento lo volveré a ver y será un regalo extraordinario verlo brillar como siempre, sabiendo que yo amé a este hombre.

Tal vez en alguna ocasión fui egoísta a aferrarme a alguien, hoy ya no porque recuerdo este capítulo con una gran sonrisa y lo más hermoso de mi libro hasta ahora, lo digo hasta ahora porque es momento de seguir con el libro de mi vida, disfrutando cada momento y a ti hombre con corazón de niño, gracias por enseñarme a amar.

Hoy termino este capítulo, no con final feliz pero sí con una lágrima y sonrisa de amor, hoy te suelto y deseo bendiciones para tu vida. Gracias y a continuar sin mirar atrás, gracias mi amado hombre con corazón de niño.