Un amor que se fue y jamás ha de volver…

0

Hola mi amor. Hace ya algún tiempo que no te he visto, pero ¿sabes? tengo tu bello rostro guardado en cada parte de mi memoria. Y aunque tu voz ya no me arrulle, sigue siendo la melodía más preciosa que he guardado en alguna parte de mi corazón.

Los días sin ti se me han pasado muy lento, y mirar fotografías de nosotros se ha convertido en un gran vicio. Sigo esperando a que me llegue algún mensaje tuyo, a que toques mi puerta… Sigo esperando a despertar de este espantoso sueño que se convirtió en pesadilla desde aquel día en que partiste lejos de mí.

Algunas veces aún creo que te veo por las calles. También te imagino por las noches, durmiendo a lado mío. Recuerdo tu mirada y aquellas palabras tan comunes que al salir de tu boca se convertían en lo más precioso que me hubiesen dicho alguna vez.

Y sigo en espera de ti,  para realizar todos aquellos planes que hicimos, para viajar a los lugares que acordamos y para darte los muchos besos que nos faltaron. Sigo en espera de ti, para dedicarte aquellas canciones que han hecho que me vengas a la mente con más fuerza, para seguir planeando aquellos días de San Valentín a tu lado, y para recibir cada año nuevo con un abrazo tuyo.

 

Entiendo que no fue tu culpa, pero sigo sin entender por qué rompiste la promesa de no irte jamás de mi lado. ¿Sabes? Nos faltaron muchas cosas por hacer, muchos sabores de helado por probar, muchos lugares que visitar, muchos sueños que cumplir.

Me faltó abrazarte más, besarte más, acariciarte más. Me faltaron muchos años más para que entendieras cuánto te amo y cuánto te necesito… Me falta la seguridad de que me escuchas para hacerte saber cuánto te extraño.

Y me han dicho que debo seguir adelante, que debo luchar, pues es lo que tú hubieras querido… Pero ¡carajo! Cuánto me cuesta… Me pesa despertar cada día y saber que no te veré. Me duele cada momento en que debo ser fuerte incluso sabiendo que tú ya no estarás en mi futuro, cada logro que he de realizar sin una felicitación tuya y cada caída en la que no estarás alentándome para seguir adelante.

 

Mi amor… Yo sólo espero volver a verte alguna vez. Yo sólo espero que sea verdad que cuidas de mí desde donde quiera que estés. Mi amor, yo te sigo amando como la primera vez, y eso no ha de cambiar jamás, incluso cuando ya no te encuentres en este mundo.

Mi amor, yo jamás te olvidaré, aunque llegue a vieja sin ti, aunque todos nuestros sueños hayan quedado truncos…Porque esto que nos unió alguna vez, ni la muerte se lo podrá llevar. Seguiré de pie, y cada triunfo será dedicado a ti.

Mi amor… Yo te mando un abrazo y un gran beso hasta el cielo, por favor, no te olvides mí.


Escrito por: Mayeli Tellez