Eres un turista en mi corazón
Anterior
Aleatorio
Por la noche...
Siguiente

Tú no tienes la culpa de nada, la culpa la tengo yo por confiar en ti

de Mary Ana BB el diciembre 30, 2015

Te conocí aquella noche, aún puedo visualizar el lugar en el que estaba sentada y tú entrando por esa puerta. Te vi y no lo pensé dos veces… Eras indudablemente guapo. No hablamos, sólo te vi y fue pasajero.

Semanas más tarde te vi entrar al mismo lugar, por la misma puerta, la misma cara, pero esta vez las cosas serían diferentes, estábamos en ese lugar con la misma intención, salir un domingo por la noche a disfrutar de las calles de nuestra ciudad en compañía de nuestros amigos. La noche iba bien, recuerdo aquel el pre-copeo, parecías una persona tan atenta, tan amable, sin embargo no podía confiar en ti, pues sabía lo necesario para no caer en tus redes y así fue traté de no acercarme a pesar de que no podía dejar de ver tu cara, tu sonrisa.

Cuando llegamos al lugar al que nos dirigíamos, la pasamos bien, hasta el preciso momento en el que nos quedamos solos en aquella mesa. Me sacaste a bailar, accedí y la pasé bien. Puedo recordar el cansancio de mis piernas después de tantos pasos de baile. Fue genial, esa noche velamos la luz de la luna y fue la misma noche quien acurrucó nuestros sueños y deseos. Fue el adiós más rápido que pudo existir; pero sabía que era a tiempo si no quería dañar mis sentimientos (otra vez).

Así te fuiste metiendo en mi vida día a día… Insistiéndome, invitándome a estar contigo, a dedicarte mi valioso tiempo. ¿Y sabes qué? No me arrepiento de haberlo hecho, de haber estado contigo tantos días, tantas horas, de haber pensado en ti tantos minutos del día, por esperar tus mensajes, por sentir emoción cuando venias a verme. No no me arrepiento. Sin embargo puedo darme cuenta del error que cometí: Pensar que un día llegarías a quererme.

¿Es tan complicado? Al parecer así es… Parece ser que te resulta complicado imaginar tus días en compañía, en mi compañía y me pregunto: ¿Qué pensabas todas esas veces que estabas conmigo? ¿Qué mis besos eran falsos? ¿Qué mis abrazos más sinceros eran sólo de compromiso? ¿Qué el dedicarte mi tiempo era sólo porque no tenía algo más que hacer? ¡Dime qué esperabas de mí!

26cc1b003e3e829c078485ffbb383265_editado-2

Quizá pensaste que era de esas chicas que pasa sus días con extraños sólo porque la hace sentir bien estar en compañía, ¿Será eso? Pues no, no soy así, soy del tipo de chica que se aleja de los chicos porque no quiere compromisos serios, porque ninguno es lo suficientemente bueno o adecuado para ella, esa soy yo; sin embargo ahí estaba, contigo, queriendo que fueras todo lo que los demás no merecían ser.

Pero no eres el culpable del dolor que estoy sintiendo, la culpable soy yo, porque cuando te vi sabía que no eras para mí, sabía que no debería confiar en personas como tú; pero tu cara, tus ojos, tus labios, tus caricias, se adueñaron de mi mente y entonces ya no supe más de mí.

Llegaste justamente cuando amaba mi vida, cuando comenzaba a superar aquellas heridas del pasado, aquellas que me perseguían desde hacía mucho tiempo. Cuando no esperaba nada, cuando no quería a nadie, justo ahí apareciste tú… Cuando mi vida comenzaba a ser un poco más feliz.

Hoy… Hoy no sé qué piensas, ni qué esperas, sólo sé que quiero estar a tu lado.


 

You must log in to post a comment

 
/* ]]> */