Toma mi mano…

0
53

Hoy, son exactamente 3,212 días (ocho años). Nos conocimos como se conocen la mayoría de las personas, en el salón clases. Ahí estaba él. No recuerdo con exactitud como empezamos a hablar (bueno, estoy 100% segura que él me comenzó a hablar). Primero, nos hicimos los mejores amigos; llegaba y se sentaba junto a mí, o me apartaba lugar (claro, junto a él). Recuerdo que siempre me compraba mi dulce favorito “demint”.

Un día común, llegó a la escuela y en las manos llevaba una cajita así de un boing (en ese entonces eran de forma triangular), me lo entregó (yo me dije: ¿para qué quiero un jugo?), pero como vi que no pesaba, le pregunté: «¿Qué es esto?», él me ayudó abrirlo y tenía una nota que decía: ¿Quieres ser mi novia? cada letra la recortó de un periódico.

Dije que sí y como dos niños, anduvimos, aunque no conocíamos de qué trataba el amor. Pasé los momentos más bellos a su lado: esperaba a que pasaran por mí o simplemente me acompañaba a tomar el bus, aunque tuviera que caminar para regresar a su casa (me dijo repetidas veces que no le importaba).

Él estaba simplemente enamorada de una chica insegura de sí misma, ésa era yo. Yo no sabía cómo actuar por miedo a ser lastimada, por ello, decidí mentirle y cortarlo. Él siempre pensó que lo terminé porque me gustaba alguien más. Esa persona siempre me gustó, fue mi amor platónico, pero sabía que nunca estaría con él, para ocultar mi miedo tuve que mentir.

Siempre fue él, siempre lo quise, el miedo fue el que no me dejó llegar más allá. Luego me imagino que si me hubiera quedado con él a lo mejor aún seguiríamos siendo novios, claro, estaría mejor si nuestra historia no existieran esos puntos y comas. Pero a veces el destino te pone algunas pruebas, para saber si en realidad es con esa persona que quieres estar.

A lo largo del tiempo, tanto él como yo hemos tenido otros amores, que quisimos en su tiempo o que tal vez aún siguen siendo parte de nuestro corazón, por esos amores nos alejamos y nos dejamos de frecuentar, simplemente nos olvidamos.

tumblr_lmh3jeDOm61qacmz1o1_500

Pero también de todo esto siempre existe un regreso, de una forma u otra terminamos hablando…

 

Hasta el día de hoy, estoy dispuesta a entregarte mi corazón sin miedos y con toda la seguridad que ahora tengo; ahora crecí, ya no existe nada de esa pequeña niña insegura que se alejaba por miedo de esas personas que la querían.

Quiero desafiar al destino, luchar contra todo, quiero y estoy dispuesta a cambiarte el pensamiento para que te puedas quedar conmigo. Quiero ser la que te lleve a una nueva aventura. No sé si llegues a ver estas palabras pero, lo único que te pido es que te dejes llevar sólo una vez en tu vida, déjate guiarte por lo que sientes, olvida los miedos y por una sola vez haz lo contrario a lo que piensas. Las aventuras son mejores si son entregadas con el corazón…

Toma mi mano y verás lo hermoso que es caminar juntos.