Te di el silencio que buscabas…

0

¿Alguna vez has amado a alguien como para seguirlo hasta al otro lado del mundo?

¿Alguna vez has sentido que la vida se te va planeando el encuentro o reencuentro con esa persona?

Un día sientes que ya no tienes estrategias o planes, que ya no te quedan movimientos, por más que piensas, no sabes qué sigue… ¿Qué hacer?… ¿Cómo hacerlo?

Te amo, no cabe duda, amo cada expresión tuya, amo tus cuidados, incluso amo tus enojos, amo tus decisiones, tus gustos, tus abrazos y tus ojos.

Te di el silencio que buscabas, pero no sé por cuánto tiempo más pueda dártelo. Escribo para no gritar lo que siento, callo por amor, pero no creo que por mucho más. Te amo, te quiero, te necesito cerca. Eres el único desde aquel beso lleno de lágrimas contenidas, palabras guardadas y emociones controladas, ese beso de despedida, ese que nos dimos justo antes de mi partida.

Y es que… Es por ti por quien yo daría todo lo que puedo dar. Es por ti, por quien he aprendido a callar, a esperar y no desesperar, a orar y a amar.

Cierro los ojos y es a ti a quien veo, a quien siento. Estás en todos lados a donde voy, sigues conmigo en esencia pero me falta tu presencia.

Quedan pocos meses para la que pienso es mi última oportunidad, realmente nunca me había congelado para actuar, no quiero fallar.

Ojalá me dieras tan sólo una pequeña señal, las noches sin ti han sido como noches sin luna, sin estrellas.

 

Escrito por: Verónica Posadas Marroquín.