Con los años tu voz se ha ..." /> Te añoro… – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en febrero 24th, 2016 | by Vero Vilches

0

Te añoro…


Con los años tu voz se ha apagado, ya no la recuerdo. Me gustaría poder tener vivo cada instante contigo, recordarlo como si fuera hoy mismo, pero soy incapaz. Me gustaría poder revivirlo, poder volver al pasado con una máquina del tiempo y hacer lo posible para haberte visto envejecer, me pregunto qué aspecto tendrías un martes de 2016. Siempre he pensado que es para lo único que me gustaría volver al pasado, para haber tenido conciencia antes de la situación y haberla enderezado, pero sé que es una utopía y que pensar en ello no me beneficia, lo hecho, hecho está.

Hubo una época, que me sentía culpable por tu marcha antes de hora, pero he llegado a la conclusión, con los años, que sólo me voy hacer responsable de una cosa y esa es mi vida, ya es suficiente responsabilidad.  Considero que hacerme responsable de la tuya era demasiado peso para una niña, ahora mismo me indulto. Que todos pudimos hacer más es innegable, empezando por ti, era tu vida y no supiste vivirla como te merecías, no supiste apreciar todo lo bueno que te rodeaba. Pudiste tener una vida perfecta y la  desaprovechaste. Fuiste egoísta porque yo te necesitaba y te necesito, porque madre sólo hay una. No te quiero reprochar nada, te perdono y me perdono.

Antes bloqueaba tu recuerdo, aparecías por mi mente, te intentaba alejar porque dolía y no podía sucumbir por mi integridad. Ahora puedo decir que estoy liberada, si pienso en ti es para pensar en que me acompañas en mi camino, me lo despejas, me das fuerzas para seguir hacia delante día a día y que  nunca me has abandonado. Por ti soy lo que soy, te doy las gracias por darme la vida y por haberme hecho tan fuerte, siento que nada puede conmigo. Está claro que las experiencias de la vida te enseñan a vivirla, te moldean y tú has sido la más dura de ellas, con la que me he hecho indestructible a lo que venga.

No sé exactamente cuándo comenzó todo. Pienso que no estabas preparada para la vida que te surgió, no supiste parar y asimilar, y eso te devoró.  Se te hizo grande y nunca supiste lidiar con tu día a día, te estabas autodestruyendo desde la inconsciencia de tus actos. Creaste una familia sin estar preparada, sin la madurez que necesitabas. O igual es que eras demasiado sensible y tu entorno no te entendía y no te daba lo que necesitabas, no te daban el cariño que estabas gritando en silencio.

mujeres-madre-hija-500x334

Pienso que tu cuerpo te pedía huir de esa situación que no estabas disfrutando, que no te hacía feliz, mientras veías que te hacías mayor, y te negabas a perder tu belleza, una belleza que pensabas que no habías aprovechado lo suficiente.  Te sentías  atrapada en una vida que no hubieras escogido. Nunca entendiste que no estabas obligada a vivir así y que podías volar, yo te hubiera apoyado, te hubiera acompañado. Lo intentaste ya tarde y no fue la forma más correcta, esa no era la vía, te confundiste…

Te añoro y te quiero mi campanilla.




Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑