Entonces me di cuenta que todo había valido la pena, esa ve..." /> Supe que era real… – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Relaciones

Publicado en enero 27th, 2016 | by Ady Mascorro

0

Supe que era real…


Entonces me di cuenta que todo había valido la pena, esa vez, mientras nos mirábamos a los ojos, sabía que podría soportarlo todo, incluso el dolor de que algún día te fueras, sabía que no me importaba romperme si te llegaba a perder; había comprendido lo que era realmente querer a alguien, entendí que no necesitaba un título, que no necesitaba promesas que ninguno de los dos fuéramos a cumplir, que no necesitaba que me lo dijeras, que no era necesario firmar nada o jurar amor eterno, supe que no te necesitaba en lo absoluto.

Y fue ahí cuando me di cuenta de que era amor, cuando sabía perfecto que por más doloroso que pudiera llegar a ser si te ibas, iba a sobrevivir, iba a vivir con el amor que sentiría siempre por ti, que podría ser feliz, porque lo que me alimentaba el alma era lo que sentía y la necesidad de abrazarte, de besarte, de sentirte, pero no la necesidad de ti.

Me di cuenta que cada lágrima que pudiera haber entre nosotros o por nosotros, no se compararía con la alegría que sentía cada vez que te veía; era impresionante que pasara el tiempo que pasara y a pesar de la confianza que te tenía, me pusiera nerviosa y emocionada cada que sabía que te vería, que cuando te veía mi corazón palpitara con más fuerza y siempre quisiera correr, colgarme de tu cuello, abrazarte y quedarme ahí por horas.

Era impresionante la tristeza que me invadía cuando sabía que te tenías que ir, o que nos íbamos a separar y a la vez me daba risa saber que amaba tanto estar contigo, que me daba tanta tristeza que te tuvieras que ir, aunque te hubiera visto media hora, o una semana seguida.

Me di cuenta que me gustaba contarte todo sobre mi día, que me gustaba escuchar cada detalle del tuyo, por más aburrido que te hubiera parecido, me gustaba hablar contigo aunque te acabaras de ir, me emocionaba platicarte cuando me pasaba algo que esperaba mucho, o que me apoyaras cuando estaba triste, que te preocuparas por mí me hacía sentir la persona más feliz de la tierra.

2

Cuando te veía, no podía ver nada más, ¿para qué? si contigo lo tenía todo, mirarte a los ojos era todo para mí, abrazarte y sentirte tan cerca podía terminar con cualquiera de mis problemas, de mis tristezas, de mis enojos, de mis miedos.

Supe que era real cuando saber que existías me hacía feliz, cuando el simple hecho de saberte en la Tierra me sentía plena; supe que era real cuando no importaba que no estuviéramos juntos, haberte conocido, me hacía sentir feliz, aunque con el dolor de que no estuvieras conmigo.

Real es saber que existes; real es sentir que tú también me quieres; real es saber que algo nos conecta, nos une; real es que terminemos volviendo al otro; real es que no necesito que me hables para saber lo que sientes, lo que me quieres decir; real es reírnos de estupideces; real es ser tan distintos y tan iguales; real es ser los mejores amigos, los mejores amantes; real es poder estar separados…

¿Por qué no estar feliz de haber encontrado a ese alguien que me hace sentir tanto, aunque no esté conmigo?




Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑