Soñando en mis insomnios

0

Son las 4:30 am y yo sigo despierta, otra noche sin poder dormir.

Recorro la cama y pruebo todas las posiciones necesarias, abrazo la almohada, cierro mis ojos, me acaricio el cabello, parece que por fin podré conciliar el sueño. Un momento, esa posición me ha cansado ya, me doy la vuelta y termino vencida.

Me veo obligada a hacer lo que suele hacerse con los insomnios, recordar, un momento, voy a cambiar esa regla del insomnio, hoy no lo utilizaré para recordar o al menos no para recordar tristezas, hoy recordaré las cosas buenas que he vivido, las cosas que he disfrutado, mejor aún voy a utilizar este insomnio para soñar.

Empiezo a pensar en las cosas que me hacen falta por conseguir en mi vida, las personas que deseo conocer, los lugares que anhelo ver, los sueños que necesito cumplir, imagino cómo será mi vida cuando logre cumplir esos sueños, lo feliz que me sentiré y no puedo evitar sonreír en la oscuridad de mi habitación; sola, loca y soñadora es así como siempre he sido y como seguiré siendo.

Cuántas noches he sufrido por causa de este insomnio trayendo a mi memoria recuerdos tristes, anhelando cosas del pasado imposibles de cambiar, imaginando cosas que nunca sucederán. He estado entendiendo mal, utilizando mal mis insomnios, los he utilizado para martirizarme pero ya no más. ¿Por qué sufrir por las noches de insomnio cuando se puede aprovechar para inventarse aventuras para platicar con uno mismo?, para dejar volar la imaginación para aclarar la mente y sobre todo para crear ilusiones.

Cuántos insomnios desaprovechados. De ahora en adelante, el insomnio me servirá para soñar…

Por: Aglaé Rocha.