Es bien sabido por ti que no soy compatible con los puntos intermedi..." /> Sin puntos intermedios… ¿Te quedas o te vas? – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Publicado en octubre 7th, 2015 | by Edith Neri

Sin puntos intermedios… ¿Te quedas o te vas?

Es bien sabido por ti que no soy compatible con los puntos intermedios. O todo es blanco o todo es negro. Entonces, por favor no juegues al victimario y tampoco a la víctima, afronta los hechos desde lo profundo de ti y cómo el corazón te lo dicta. ¿Eres o no eres; estás o no estás; te quedas o te vas?

Durante todo este tiempo juntos he tratado de darte lo mejor de mí, como si no hubiese mañana. No soy la mejor persona del mundo y me ha quedado claro que tampoco tengo el mejor carácter. Sé que de miles de modos te he dado muchos malos ratos y quizá más que buenos. Sé que te he hecho sentir mal un sinfín de ocasiones y que muchas veces te exigí cosas que tal vez no te daba. Sé que muchas veces te dejé a un lado y omití tu sentir y sé, sé muy bien finalmente, que he sido odiosa contigo y que me he esforzado por alejarte de mí con mis actitudes necias.

Estoy segura que en este punto del camino, hacia el abismo que he creado entre nosotros, el hecho de que me pidas tiempo, es simplemente el principio de algo inminente. Comprendo muy bien las indirectas, aunque odio que me hables a medias. Pero antes de que tomes la decisión última, voy a pedirte que mires tu reflejo en mis ojos y que escuches palabra por palabra lo que voy a decirte. Es la última batalla que daré por ti, pues después de todo, ya no tengo más que perder y sinceramente, te amo tanto que si la felicidad no la encuentras conmigo, prefiero dejarte ir a donde quizá encuentres lo que has estado buscando y que obviamente, no te lo supe dar.

adios

Cada día de lo que fue mi tiempo contigo, te regalé la mejor de mis sonrisas y mis tiempos más bellos. A tu lado descubrí que también en mí existía el poder de transformar tu mundo y logré hacerte ver la vida de forma diferente. Siempre hice especiales días que no lo eran y tus malos ratos los cambié por ternura y viajes al infinito. Descubrí que tu llanto se seca con un abrazo muy fuerte y con un “estoy siempre contigo”, mis insomnios a tu lado parecían ser más un premio.

Te regalé mis mejores poesías y los halagos más bellos cuando llegué a verte rendido. Sé que te hice sentir en muchos aspectos un mejor ser humano y que aprendiste conmigo que nada vale más que un beso en el momento indicado. Te di plena libertad de ser quien eres y no perder el tiempo intentando encajar. Para mí siempre fuiste perfecto y siempre serás de lo más trascendental en mi vida. Te regalé de los mejores momentos jamás compartidos y de algún modo raro te demostré que el amor tan profundo e intenso que yo te tengo no lo hallarás en nadie más.

Si tú te quedas no te prometo que voy a cambiar, pues esto es lo que yo soy y ni aunque lo intente podríamos jamás ser felices, porque no se teje un amor a base de mentiras y actitudes fingidas. No voy a cambiar porque estoy llena de muchas virtudes, pero trataré de ser mejor persona y de ser de algún modo parte de lo que tú necesitas para ser feliz a mi lado. No esperes que deje de ser yo pues debes comprender que me tomó tiempo amarme y creo que valgo esas lágrimas que derramarás por mí.

adios

Voy a remediar esos detalles llenos de manía y voy  a enamorarte día  con día. Aunque quiera ser “buena niña” debes comprender que no he tomado buenas decisiones, pero que todas esas malas decisiones me han llevado a ti. Debes comprender que todo lo mejor de mí ha sido más reluciente a tu lado. Quiero que sepas que lo mejor de mi persona brilla más cuando estoy a tu lado.

Quiero que comprendas que yo, como yo te estoy amando nadie más lo hará y que eres lo mejor que me pudo pasar. Eres mis sueños y mi realidad. El amor de la vida que pretendo a tu lado vivir.

Pero… No me pidas tiempo para meditar y dar frases absurdas. La realidad es que tú tienes una decisión tomada que he intentado omitir. Y decirte todo esto el último tirón en un arduo y doloroso camino. Yo peleo por ti el tiempo necesario, pero debo ser inteligente para dejarte ir, ahora que aún hay tiempo. No voy  a retenerte a mi lado, pues las migajas no son mi fuerte.

No me gustan los puntos intermedios y no pienso dejarte ir sin siquiera intentar que regreses a mí, pero tampoco voy a retenerte sabiendo que ya no eres feliz. Si no estás dispuesto a arriesgarte entonces yo, te daré libertad de que te marches. Es lo más sano, sobre todo para mí, pues al final me quedaré sin ti y con muchos sentimientos encontrados, pero la realidad es que no podría aceptar el hecho de tener un amor fingido.

Debes meditarlo, lo sé. Ya no me pidas tiempo. Habla sin tapujos que de cualquier modo ya sé el final de esta historia, al menos yo no podría dejarte partir sin siquiera intentarlo y creo que fracasé en el último intento, pero me voy tranquila sabiendo que te amé y lo que difícilmente tú nunca podrás negar.

Te amo y no deseo verte partir. Lo ha aceptado mi mente, pero el corazón se ha negado a latir. Sin embargo si te vas a ir vete, que yo al menos me quedo con la bella imagen de todo aquello que nunca fue, es el mejor sueño de toda mi vida.

Me quedo hoy sola y me quedo sin ti…

¿Te quedas o te vas? Pero, por favor… Sé feliz.

 



Publicado por



Subir ↑