¿Y por qué hacerme del rogar cuando lo que quiero es quererlo? ..." /> Sí, te quiero – El Acorazado

Síguenos en Facebook:


Relaciones

Publicado en mayo 26th, 2016 | by Débora Carrasco

0

Sí, te quiero

¿Y por qué hacerme del rogar cuando lo que quiero es quererlo?

¡No le llames! ¡No le escribas! ¡No lo busques!

Hay una delgada línea, lo sé, y no es perder dignidad, no es perder orgullo, no es arrastrarme por alguien. Es darte cuenta que también podemos tener iniciativa, también podemos decir cosas lindas, también podemos invitar.

Sí, te quiero, y me muero por estar en tu vida, por compartir contigo historias a media noche, y desvelarnos riendo de las mismas cosas. Me muero por prepararte café aunque no sepa hacerlo y me muero por verte dormir mientras mis manos acarician tu cara. Me muero por hacer planes de fin de semana y que me presentes con tu familia, por ir a conciertos juntos y tomar largas caminatas, me muero por planear viajes juntos, navidades y años nuevos.

Sí, quiero compartir tantas cosas contigo. Quiero que veas que puedo ser vulnerable al extremo, pero también soy fría si así quiero, puedo ser indiferente o la más romántica, pero ¿sabes? sólo daré lo que recibo, y tú siempre me has dado amor.
Me muero por presentarte con mi familia, con mis amigos y que por fin conozcan a quien me hace tan feliz; que vean quien es el motivo de mis sonrisas, de mis canciones románticas y de tararear todo el día.

Tú, llegaste cuando en verdad no te esperaba, ni siquiera tenía pensado que vendrías, y llegaste, como las mejores cosas, de pronto y sin aviso, y QUIERO QUE TE QUEDES. Y no, no rogaré que lo hagas, más bien desearé que te quedes porque quieres y porque estás feliz a mi lado.

Si te quedas prometo cuidarte cuando estés enfermo, y llevarte chocolates de vez en cuando, también prometo festejar contigo cumpleaños, acompañarte a ver futbol o peleas aunque no me gusten, porque sabré que tú verás películas cursis conmigo.
Seré tu confidente y mejor amiga, si así me lo permites, tu amor, tu amante y tu risa de medio día. Te llamaré a horas no decentes sólo para decirte que te extraño y de repente te escribiré cartas a la antigua, que sé que leerás, que sé que te gustarán.

Si te quedas te llevaré a mis lugares favoritos, te prestaré los mejores libros y cantaremos muchas canciones juntos. Prometo ser una buena acompañante en los viajes, y no cansarme cuando me quieras enseñar nuevos lugares.

Pero no prometo que todo esto te hará feliz, porque quiero que tú lo seas por el simple hecho de estar conmigo, de estar juntos y de disfrutar de nuestra compañía.



Publicado por



Deja un comentario

Subir ↑
  • ¡Síguenos en Facebook!

  • Anuncio