Si no te valoró la primera vez, ¿qué te hace pensar que lo hará a la segunda?

0
166

¿Cuántas veces damos una segunda, tercera, cuarta oportunidad? Esperanzados, deseando que la otra persona por fin cambie todas esas manías que nos desagradan. Creemos en su palabra y aunque existan pruebas de lo contrario, nos mentimos a nosotros mismos y en verdad pensamos que esta vez será diferente, que él/ella va a cambiar.

Es cierto que las personas cambian, pero esto rara vez llega a pasar, y si lo hacen no es porque nosotros lo pidamos, sino que ellos así lo desean.

Entonces, si desde un principio nos embarcamos en una relación en la cual todo parece ir bien, pero llega un punto en el que descubres que no estás siendo tomada/o en cuenta, que no le importas tanto como parecía… Un buen día te rompen el corazón. Todo eso que creíste que existió ya no lo vez tan claro, decides alejarte de esa tóxica relación, pero cuando lo intentas, llegan palabras que endulzan tus oídos e inmediatamente te hacen pensar que existe un futuro.

3

Debemos tener claro que cuando algo empieza mal, acaba mal. Al principio de una relación, TODO  es amor, intentamos quedar bien con la otra persona, mostramos la mejor parte de nosotros e incluso maximizamos nuestras virtudes. El mundo desaparece y sólo tenemos ojos para él/ella, dejamos de lado nuestra vida cotidiana, no podemos comer ni dormir, nuestros pensamientos tienen dueño.

Pero cuando somos desechados y humillados, rompen toda esa ilusión que habían creado de una manera extraordinaria. Nos damos cuenta que las cosas no son como el día de ayer, la pintura perfecta de nuestra relación tiene ahora un pincelazo en pintura negra, esta ahí, lo sentimos, pero aun así somos ingenuos y otorgamos una oportunidad más.

Yo pregunto:

Si no te valoró la primera vez, ¿qué te hace pensar que lo hará a la segunda?